Misa de Réquiem de Mozart

La Catedral de Córdoba acogió el domingo, 1 de noviembre, la solemne misa de Réquiem de Mozart en conmemoración de Todos los Santos y los fieles difuntos.

Por tercer año consecutivo, el Réquiem de Mozart formó parte de la liturgia. Una idea que partió del Obispo, quien hace tres años, propuso que se uniera la Eucaristía y el Réquiem de Mozart, y que ha acogido gozosamente la Catedral y que ha congregado además, en los últimos años, a unos 2.000 fieles.

La misa, que estuvo presidida por el obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, contó con la participación del coro de Ópera CajaSur y la Orquesta de Córdoba, quienes interpretaron una de las más bellas composiciones de Mozart. Igualmente, estuvo muy presente la labor de Cáritas diocesana, organismo al que fue destinado la colecta íntegramente. En la anterior edición, se recaudó más de 3.000 euros.