Misa de Año Nuevo en la Catedral

Esta mañana Mons. Demetrio Fernández ha presidido la Eucaristía con motivo de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, en la que ha actuado la Coral de la Capilla Musical de la S.I.C.

Cientos de fieles han acudido hoy, a la Santa Iglesia Catedral para comenzar el Año Nuevo dando gracias a Dios. La Eucaristía ha estado presidida por Mons. Demetrio Fernández y concelebrada por el Cabildo Catedralicio. También han estado presentes los seminaristas y diáconos. La Capilla Coral de la S.I.C ha sido la encargada de acompañar con sus cánticos la celebración eucarística.

El Sr. Obispo ha comenzado su homilía felicitando el Año Nuevo a todos los fieles para expresar con ello "el deseo de que éste regalo de Dios que es un nuevo año, transcurra en la presencia de Dios, con la bendición de Dios y lo empleemos en hacer el bien". También ha indicado que frente a los comentarios negativos que escuchamos acerca del nuevo año como la crisis o los recortes económicos, el prelado ha afirmado: "el que confía en el Señor descansa en Dios y sabe que Dios conduce nuestra historia y nuestra vida siempre para bien".

Asimismo, en la octava de Navidad en la que celebramos la solemnidad de María madre de Dios, el pastor de la Diócesis ha recordado que éste es un día muy importante en el que se celebra a la madre virginal del hijo de Dios que ha venido al mundo a salvar a los hombres: "María es verdadera madre de Dios y para serlo, Dios la preparó ya desde el comienzo de su existencia, desde su concepción haciéndola inmaculada, sin macha, llena de gracia para ser la madre de Dios".

Además, Mons. Demetrio Fernández ha indicado que hoy tradicionalmente es el día del Niño Jesús que significa "Dios nos salva en su hijo Jesucristo". Finalmente, este día coincide también con la jornada de oración por la paz cuyo lema este año es: Educar a los jóvenes en la justicia y en la paz. "Especialmente en estas fechas nos damos cuenta de lo bonita que es la paz, pero cómo somos incapaces los hombres de conseguirla". Y ha afirmado que sigue habiendo guerras, e intolerancia en particular hacia los cristianos, de los cuales han sido durante este año una veintena los mártires cristianos. En este sentido, el Sr. Obispo ha invitado a todos los fieles a pedir a Dios la paz y al mismo tiempo, a trabajar juntos por ella, "colaborando con Dios para traer la paz a nuestros ambientes, a la familia, al trabajo y a la convivencia humana".