Misa de Año Nuevo

El primer día del año se celebró en la Santa Iglesia Catedral la Eucaristía presidida por el Sr. Obispo y concelebrada por el cabildo catedralicio que tuvo como misión elevar una oración por la paz de mundo.

Asimismo, en la celebración por la solemnidad de María Madre de Dios, Mons. Demetrio Fernández habló en su homilía de la maternidad divina desde la que el pueblo de Dios contempla a María como madre y Virgen.

En esta celebración del misterio del verbo encarnado, el Sr Obispo invitó a contemplar “este prodigio admirable por parte de Dios y a María en su actitud de contemplación y de guardar las cosas en su corazón”.

D. Demetrio recordó el mensaje del Papa Benedicto XVI en esta Jornada de Mundial de Oración por la Paz y le pidió a María que la paz llegue a todas las naciones de la tierra, misión en la que señaló que son los hombres los que tienen que ser “agentes de paz en su convivencia continua”.