Más de un millar de devotos acompañan a la Virgen de la Sierra en la “Bajá”

La imagen permanecerá en la parroquia de la Asunción y Ángeles hasta el 7 de octubre.

El Santuario de María Santísima de la Sierra congregó ayer a miles de personas que como cada 4 de septiembre quisieron participar en la multitudinaria "Bajá" de la Virgen de la Sierra a la localidad de Cabra, de la que es alcaldesa perpetua.

Grupos de distintos sitios de la comarca y otros de la geografía española no faltaron al encuentro con el cada mes de septiembre, la Virgen se dispone a visitar su pueblo, quedándose todo un mes en la parroquia de la Asunción y Ángeles.

Salió portada por sus costaleros en torno a las cuatro de la tarde, disponiéndose a iniciar su recorrido de más de 7 kilómetros en dirección a su ciudad. Poco a poco, fue avanzando entre la emoción de los peregrinos quiénes vitoreaban a la Madre de Dios continuamente. Llegó a su destino pasadas las 22.30 horas, tras detenerse en la parroquia de San Francisco y San Rodrigo donde tuvo lugar la celebración de la Eucaristía. Posteriormente, el alcalde de Cabra, Fernando Priego, le impuso la vara de mando que la acredita como alcaldesa perpetua, tras ser recibida por el clero, la Corporación municipal y demás autoridades.