Más de cien niños de la Diócesis disfrutan las escuelas de verano

Organizadas por Gaudium y cumpliendo con todas las medidas de seguridad e higiene necesarias

La Escuela Diocesana de ocio y tiempo libre, Gaudium, se ha visto obligada este verano a adaptar sus actividades a las circunstancias de la pandemia. Hasta el momento más de cien niños han disfrutado de las escuelas de verano, repartidos en tres estancias diferentes. Por un lado, la parroquia de Villafranca está llevando a cabo las actividades en la Escuela Hogar Ntra. Sra. de los Remedios; por otro, la Aldea Quintana se ha instalado en los salones parroquiales; y los niños de Villanueva de Córdoba acuden al albergue diocesano juvenil “Cristo Rey”.

Gaudium ha adoptado todas las medidas de seguridad e higiene, tomando la temperatura a cada niño a la entrada y a la salida de la escuela; haciendo hincapié en una correcta higiene de mano; usando la mascarilla y manteniendo la distancia de seguridad establecida, según ha confirmado Manuel Maestre, director de Gaudium.

La jornada se desarrolla entre refuerzo escolar, manualidades, juegos, actividades deportivas o piscina, entre otras actividades. Cada escuela de verano cuenta con monitores, debidamente formados, que se hacen cargo de que los niños cumplan con las medidas de seguridad.

Por otro lado, la Escuela Diocesana ha organizado convivencias para jóvenes, monitores y matrimonios, que se han llevado a cabo igualmente en el albergue “Cristo Rey”. En un verano atípico Gaudium ha intentado adaptarse a las circunstancias para poder ofrecer a las parroquias servicios que faciliten la conciliación familiar.

Asimismo un grupo de familias de la parroquia Ntra. Sra. de la  Asuncion de Priego de Córdoba han vivido unos días de convivencia en el Centro de Ocio y Tiempo Libre "Cristo Rey", que Cáritas Diocesana tiene en Torrox,  acompañadas por su parroco, Ángel Cristo Arroyo.