Marzo, un mes para la pastoral vocacional

Con la ordenación de dos nuevos diáconos el próximo día 19 en la Catedral de Córdoba, marzo constituye un mes dedicado a la animación vocacional y a comprender la importancia de toda vocación para la Iglesia

El mes de marzo es tiempo de intensa actividad vocacional en los Seminarios Mayor y Menor de San Pelagio y Redemptoris Mater de Córdoba. Formadores y seminaristas, en coordinación con el delegado de la pastoral vocacional, despliegan ahora las actividades que darán cuerpo al proyecto común de dar a conocer los seminarios, ayudar a reconocer vocaciones e ir allí donde están los jóvenes para que suscitarles preguntas sobre el sentido de su vida y su servicio al prójimo y a la Iglesia.

Parroquias, grupos, movimientos, institutos y  colegios esperan la llegada de los seminaristas que, integrados en la pastoral vocacional de la Diócesis, comparten su experiencia como seguidores de Cristo.

Antes, este mes para las vocaciones se ha preparado con el adoremus celebrado el pasado 14 de febrero, en la Capilla del Seminario. Un encuentro muy numeroso que sirvió para conectar a jóvenes con Cristo. También se presentaron los Ejercicios Espirituales para jóvenes, a partir de 16 años, Coraje, que en una primera tanda se celebran este fin de semana con la dirección de Borja Redondo, delegado diocesano para el clero, y mantiene abierta una segunda convocatoria para los días 12 y 14 de abril, con el director diocesano del apostolado de la Oración, Carlos Jesús Gallardo.

En este 2019, marzo alcanza un significado especial para las vocaciones sacerdotales de la diócesis con la ordenación de dos nuevos diáconos el día de S. José, el esposo de la Virgen María. Ángel Jesús Maíz Tejero y Diego Fernando  Figueroa Cabrera se unirán el próximo 19 de marzo a David Arellano y Néstor Huércano que fueron ordenados diáconos por el obispo de Córdoba el pasado 8 de diciembre.

En el Seminario Menor culminará el mes vocacional ya que está programado el “Día del Monaguillo” para el 30 de marzo en una cita que reúne con ambiente festivo a chavales de todas las parroquias de la diócesis, este año guiados por el eslogan “¡Qué lata Su Corazón!”, en conmemoración del Año jubilar del Sagrado Corazón de Jesús.