Manos Unidas y la Hermandad de la Expiración en la Catedral

En la misa dominical presidida por el Obispo en la Catedral, Manos Unidas ha inaugurado la nueva campaña contra el hambre en el Tercer Mundo. Asimismo, la Hermandad de la Expiración ha celebrado la misa de apertura del Año Jubilar en el templo Mayor de la Diócesis

Esta mañana en la Catedral se han unido dos celebraciones importantes para toda la Diócesis. De un lado, Manos Unidas ha inaugurado la nueva campaña contra el hambre que este año lleva por lema “Comparte lo que importa”. Una labor llevada a cabo por numerosos voluntarios en toda la Diócesis y que el Obispo ha agradecido en su homilía. Esta campaña tendrá como actividad principal el próximo viernes, el Día del Ayuno Voluntario, y el domingo, se llevará a cabo la colecta en todas las parroquias.

De otro lado, la Hermandad de la Expiración ha llevado a sus titulares al templo principal de la Diócesis para celebrar la misa de apertura del Año Jubilar con motivo del centenario de la reorganización de la Hermandad.

“Mirad a este Cristo, es Jesús en el momento en que entrega su alma al Padre” ha descrito Mons. Demetrio Fernández respecto a la imagen del Cristo de la Expiración. Y ha continuado: “En este pasaje de la pasión se resume todo el evangelio, llevadlo por las calles, cuidad este culto, sabed que Jesucristo os quiere mucho y decidle a todo el mundo que este amor es un amor gratuito y de perdón continuamente” .

El Obispo abrió ayer, las puertas del templo jubilar de San Pablo, sede canónica de la Hermandad.