Manos Unidas denuncia la indiferencia internacional ante la dramática situación actual de pobreza

La ONG alerta del incremento del hambre a escala mundial y el grave impacto de la pandemia

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza –el 16 y 17 de octubre, respectivamente­–, Manos Unidas denuncia la indiferencia internacional ante la dramática realidad que viven 1.300 millones de personas afectadas por la pobreza multidimensional. Asimismo, la ONG recuerda que, a los 690 millones de personas que padecen hambre en el mundo, se sumarían entre 83 y 132 millones más a raíz de la crisis generada por el coronavirus, según estimaciones del último informe publicado por FAO.

Para la ONG de la Iglesia católica en España, los avances siguen siendo lentos e insuficientes para alcanzar las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la erradicación del hambre y la pobreza. A tenor de los datos ofrecidos por Naciones Unidas, el escenario es alarmante: el hambre en el mundo no ha dejado de aumentar desde 2014.

El Área de Proyectos de Manos Unidas asegura que “la crisis sanitaria, económica y social desatada por el coronavirus amenaza con echar abajo una década de avances frente a la pobreza, según estimaciones de Naciones Unidas”. Por ello, el primer reto de la ONG es garantizar el acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes; y el segundo, es conseguir que las organizaciones locales sean cada vez más fuertes y estables.

Durante los meses de pandemia y con el objetivo de paliar las necesidades alimentarias y sanitarias de las poblaciones más empobrecidas, Manos Unidas ha apoyado a más de 1,2 millones de personas en América Latina, Asia y África, a través de 130 proyectos de emergencia por un importe superior a los 3,2 millones de euros.