Los voluntarios trabajan para la acogida de los peregrinos en la Diócesis

Durante estos días, el equipo de voluntariado joven de la Diócesis formado por más de 80 personas de entre 15 y 30 años, se ocupa de la acogida de los peregrinos para los "Días en la Diócesis", previos a la JMJ.

Todos los miembros de la Delegación Diocesana de Juventud están trabajando mucho estos días para poner en marcha unos actos en los que participarán miles de personas venidas de todos los países del mundo. Por ello, la Delegación está estudiando con especial atención el conjunto de actividades que se han ideado para los cinco días que estarán los peregrinos en la ciudad.
Organizar los autobuses, alojamientos, inscripciones, traducciones, programación de rutas turísticas y elaborar los guiones litúrgicos son algunas de las actividades que están llevando a cabo. Asimismo, se está trabajando sobre todo en tiempos de oración y de celebración de la fe en Jesucristo.
La labor de estos voluntarios no es sólo organizar los DED, sino mantener vivo el sentido de Iglesia y oración. Es por ello que día a día, trabajan en su formación cristiana para encomendar las oraciones por los frutos del encuentro con el Santo Padre en Madrid.
Ser voluntario
Los grupos juveniles de voluntariado de la Diócesis, surgidos en parroquias, colegios religiosos, hermandades o grupos de confirmación y posconfirmación, en su mayoría, tendrán la oportunidad de compartir su fe con jóvenes de todo el mundo y enriquecerse de otras culturas y de la respuesta de los católicos de otros países como por ejemplo, Corea del Sur o Iraq.
Del 11 al 15 de agosto, la Diócesis integrará actividades culturales, visitas históricas, momentos de fiesta, y sobre todo tiempos de oración y de celebración de la fe en Jesucristo con más de 4.000 jóvenes venidos de todo el mundo
Asimismo, durante estos días son más de sesenta diócesis españolas las que se están preparando para los DED antes de la Jornada Mundial de la Juventud.
Desde la Delegación de Juventud animan a todo los jóvenes que lo deseen a echar una mano como voluntarios para acompañar, dinamizar actividades e informar a los peregrinos. En definitiva, para convivir con los jóvenes.