Los sacerdotes cordobeses renuevan su ministerio en la Misa Crismal

El Martes Santo, cientos de sacerdotes han celebrado junto a su Obispo la santa Misa Crismal en la que han renovado sus promesas sacerdotales y el pastor de la Diócesis ha bendecido los santos óleos.

_MG_4311Esta jornada festiva para el presbiterado cordobés ha comenzado con una reflexión en la capilla del Seminario Mayor San Pelagio en la que el Obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha expuesto que la identidad y la espiritualidad del presbítero secular es expresión de “una pasión por Jesús y una pasión por su pueblo”.

A continuación, la Catedral ha acogido la celebración de la Misa Crismal en la cual el Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, ha comenzado su homilía afirmando que el principal protagonista de este acto es el Espíritu Santo que nos hace participar del sacerdocio de Cristo. Asimismo, ha explicado el significado de los santos óleo que posteriormente se han bendecido: el óleo de los catecúmenos “que nos fortalece en la lucha contra el mal”, el óleo de los enfermos “que será como un bálsamo y consuelo de Cristo crucificado cuando este sufrimiento se une al de Cristo”, y por último, el santo crisma con el que los confirmandos reciben al Espíritu Santo y son ungidos los futuros sacerdotes.

También, don Demetrio ha recordado su labor de visita pastoral a través de la cual se hace partícipe de los problemas y de la tarea cotidiana de cada uno de los presbíteros, así como de “la alegría del evangelio que experimentan al haber sido instrumentos de Dios”. Finalmente, ha recordado que la misión que se les encarga “no es la del protagonismo ni la del personalismo, sino la de llevar a Jesucristo” y ha añadido que no hay que perder el fervor y el trato con Jesucristo que los llevará a la entrega y a la alegría del evangelio”.

En este clima sacerdotal los cientos de sacerdotes asistentes han renovado sus promesas ministeriales.