Los delegados de Familia imparten una charla en Priego de Córdoba

Numerosas familias asistieron al encuentro el pasado 12 de enero, en la parroquia de la Trinidad

Los delegados diocesanos de Familia y Vida, Darío Reina y Pilar Gálvez, visitaron el pasado viernes 12 de enero, la parroquia de la Trinidad de Priego de Córdoba para inaugurar el segundo trimestre del programa formativo Trinidad Familias.

La delegada parroquial de pastoral familiar, Rosario Alférez, fue la encargada de presentar a los ponentes. Comenzó su intervención Pilar Gálvez, haciendo ver a los asistentes que no se puede vivir la fe sin la comunidad.

Como delegados diocesanos explicaron la estructura en la que se apoya el Obispo para poder llevar a cabo su misión en la provincia, destacando las funciones de la Delegación de Familia y Vida que son: conocer las realidades de las familias, estar a su servicio y ofrecer formación para todas ellas.

Continuaron su exposición centrados en tres premisas: la misión de la familia cristiana, la familia centrada en Jesucristo, y la parroquia y su relación con la familia.

Por su parte, Darío Reina aludió a la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio de San Juan Pablo II, para hablar de: la familia como formación de una comunidad de personas, el servicio a la vida y la participación en el desarrollo de la sociedad, y la participación en la vida y la misión de la Iglesia.

El delegado destacó que "la familia es soporte de la sociedad y una escuela de humanidad insustituible". Asimismo, afirmó que "las familias cristianas tenemos que abrir las puertas de nuestro hogar y estas abiertos a los hermanos" y que “la Iglesia es familia de familias, la Iglesia es un bien para la familia, y la familia es un bien para la Iglesia”.