“Los cristianos perseguidos están probados en la fe”

Presentado el Informe sobre la Libertad Religiosa en el mundo 2018

El subdirector de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), Carlos Carazo San José, presentó ayer, 24 de enero, en el salón de actos del Palacio Episcopal, el Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo 2018. El acto estuvo presidido por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández quien estuvo acompañado por la directora del Secretariado Diocesano para los Cristianos Perseguidos de la Diócesis de Córdoba, Trinidad Lechuga. Se trata de un Informe de carácter bienal es el único con estas características editado por una entidad religiosa.

Carlos Carazo comenzó comentando cómo este Informe recoge que el 61% de la población mundial vive en países donde no se respeta la libertad religiosa y por tanto “nosotros debemos considerarnos unos afortunados”. Este Informe recoge el estudio realizado en un total de 196 países de los cuales, 21 países sufren discriminación, 38 países cometen violaciones importantes contra este derecho fundamental y 17 países sufren persecución religiosa. Asimismo, explicó cómo en los dos últimos años la libertad religiosa ha empeorado en países como China y la India, “países ultranacionalistas donde el Estado promueve leyes anti-conversión y la situación de los cristianos es muy complicada”. Sin embargo, en el caso de la India, a pesar de las dificultades “están surgiendo muchas vocaciones que son una luz para nuestras iglesias de occidente”, afirmó. También explicó cómo en China ha habido un intento de acercamiento entre la Iglesia Patriótica y la Iglesia Católica.

Por otro lado, la situación de los cristianos ha mejorado en países como Irak y Siria debido a la caída del Estado Islámico. Desde Ayuda a la Iglesia Necesitada, Carlos comentó cómo se están llevando a cabo numerosos proyectos destinados a la reconstrucción de las iglesias, de las escuelas, y para ayudar en el regreso de los cristianos que han emigrado a otros países. Al hilo de esto comentó cómo en los países donde existe persecución se vive la fe intensamente y respecto a la celebración de la Navidad, el Arzobispo de Alepo, Mons. Chahda, en una visita a España le comentó cómo han sufrido cinco años de asedio en la ciudad pero a la vez, cómo los cristianos que han vivido con fortaleza su fe, con una alegría que tal vez nosotros hayamos perdido hace tiempo, y nos enseñaban cómo celebraban ellos la Navidad”. Asimismo, en el caso de Irak, el subdirector de ACN hacía referencia a las palabras del Obispo de Mosul, Mons. Emil Nona que le preguntaba ¿Qué sucedería si llegara el Estado Islámico a España, cuántos cristianos permanecerían firmes en la fe? Tras esta reflexión, invitó a los asistentes a “ser buenos cristianos” y a continuar rezando por ellos para ayudar a estos cristianos perseguidos “en la comunión de los santos”. Y añadía: “ellos están probados en la fe frente a los cristianos que viven en occidente donde la libertad religiosa es un privilegio” y “donde nuestros parámetros de comodidad han hecho que no valoremos las cosas”, afirmó.

En el caso de África, Carlos Carazo destacó el avance del yihadismo por los grupos armados del Boko Haram que según explicó significa “la cultura occidental es pecado”. De hecho la fundación pontificia ha otrogado este año el Premio a la Libertad Religiosa a Mons. Juan José Aguirre, Obispo de Bangassou porque a pesar de la situación extrema en la que viven los cristianos de su Diócesis “se mantienen firmes, llorando con los que lloran y ayudando siempre en el trabajo por la dignidad de las personas”.

Por último en el caso de Europa, Carlos Carazo explicó cómo el aumento de los atentados yihadistas ha provocado un aumento de la islamofobia hacia las comunidades musulmanas. De otro lado, argumentó la existencia de grandes problemas de intolerancia religiosa, donde se limita la manifestación pública de la fe, se hacen descalificaciones, burlas, profanaciones en las iglesias, se habla de adoctrinamiento en la Escuela Pública etc.

Finalmente, el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, afirmó que “en todo Occidente ser cristiano es un acto de valentía frente a esa persecución más sutil” pero que “no hemos de asustarnos porque ya Jesucristo nos habló de ello y esta es “necesaria para que la Iglesia crezca”. Y añadió: “cuando la Iglesia es perseguida se reaviva la fe” y “la persecución no es otra cosa que la cruz de Cristo”.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES