Un día para la historia del Hogar de Nazaret

Hoy en la Santa Iglesia Catedral a las 12:00 horas se dan cita personas de  Cádiz, Toledo o Sevilla para estar presentes en la apertura de la causa de beatificación. El Obispo de Córdoba preside la eucaristía de acción de gracias

Hoy, 12 de octubre, tiene tendrá lugar en Córdoba la solemne sesión de apertura de la causa de beatificación y canonización del hermano Pedro Manuel Salado de Alba que murió en el año 2012, de forma heroica, después de salvar a 7 niños de morir ahogados. Nacido en Chiclana de la Frontera (Cádiz) en enero de 1.968, era miembro consagrado del Hogar de Nazaret, que tiene en Córdoba su sede fundacional. Se consagró al Señor en el año 1990 y hasta 1998 vivió en el Hogar de Nazaret de Córdoba de la calle Osio, después fue destinado a la misión de Quinindé en Ecuador. Allí dirigió un Hogar y la Escuela-Colegio Sagrada Familia de Nazaret, con una entrega reconocida por aquellos que lo conocían. Falleció el 5 de febrero de 2012, en una playa de Atacames, exhausto, tras llevar hasta la orilla a siete niños atrapados por el mar.

El día de nuestra Señora del Pilar de 2018 será un día histórico para el Hogar de Nazaret y para Córdoba, diócesis que asume la causa de beatificación tras el traslado de competencia del Vicariato Apostólico de Esmeraldas. Aunque lo dispuesto por la legislación canónica es que la causa se abra allí donde fallece el siervo de Dios, por justas causas, el proceso puede ser trasladado a otra diócesis, en este caso a la diócesis de Córdoba.

La sesión solemne de apertura de la causa tendrá lugar en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, presidida por el obispo de nuestra diócesis, Mons. Demetrio Fernández, y este acto jurídico, posterior a la celebración de una eucaristía de acción de gracias, representará la primera sesión de esta causa de beatificación y canonización. El Obispo de Córdoba se constituirá ese día como juez de esta causa y tanto el prelado como los miembros del tribunal jurarán atender la misión encomendada; tras la firma y sellado de las actas ante el pueblo de Dios,  da comienzo esta causa, un momento protocolario e “intenso”, en palabras de Miguel Varona, director del secretariado para la causa de los Santos y postulador de esta causa para quien “hay que tener prudencia, ponerlo todo a juicio de la Iglesia y que Dios nos de la luz suficiente para seguir adelante”.

Niños, voluntarios y hermanos del Hogar Nazaret de todo el país quieren participar en la apertura de la causa de beatificación y canonización del Hermano Pedro Manuel. Una de ellos es Manuel Jiménez, hermano del Hogar de Nazaret, que trabaja en Puente Genil dedicado a la educación y cuidado de los niños. Manuel conoció en España al hermano Pedro Manuel durante el año 2003 y más tarde entre Quito y Quinindé colaborarían en sus destinos como misioneros durante cuatro años. El hermano Pedro Manuel estuvo presente en su ordenación como sacerdote en la Catedral de Córdoba, el mismo lugar donde se abrirá su causa de beatificación. Manuel Jiménez lo recuerda como una persona tímida, llena de humildad, además de un trabajador constante con destacadas habilidades en la reparación de aparatos electrónicos. Su muerte fue para el Hogar de Nazaret “un momento doloroso, pero ese mismo día descubrimos rezando el rosario un gozo: yo quiero ser como Pedro Manuel, porque ha llevado su consagración hasta las últimas consecuencias”.  La apertura de su causa es para el Hogar de Nazaret una “palabra de ánimo de la Iglesia” porque ese reconocimiento a su entrega, dice el hermano Manuel Jiménez, representa la meta que todos “los consagrados queremos alcanzar”.