Las reliquias de San Juan de Ávila en el arciprestazgo del Alto Guadalquivir

Montoro, Villa del Río y el Carpio fueron las últimas localidades que recorrió el Relicario en el Alto Guadalquivir.

Montoro acogió las reliquias del Santo Maestro durante una semana. La recepción tuvo lugar en la parroquia de San Bartolomé, a cargo del párroco, Rafael Rabasco, acompañado por el grupo de catequesis de niños y el grupo de monaguillos, a quienes les explicó quién era el Santo que próximamente será nombrado Doctor de la Iglesia Universal. Posteriormente, el relicario visitó la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen.

El viernes día 16 de marzo, llegó el turno de Villa del Río, donde un cortejo de niños de catequesis recibieron las reliquias a las puertas de la parroquia de la Inmaculada. Por su parte, el párroco, Manuel Tirado, les habló de la vida del Santo que tenían en su iglesia. Asimismo, por la noche las reliquias fueron veneradas por los cofrades villarenses en una Misa que presidió el vicerrector del Santuario de San Juan de Ávila, Carlos J. Gallardo.

El domingo los niños de Villa del Río despidieron el Relicario en un acto sencillo y emotivo, antes de que partiera hacia El Carpio, donde presidió la Misa de 12:00h. en la Parroquia de La Asunción. En la homilía, el sacerdote Antonio Mora acercó la figura del Maestro Ávila a los asistentes, caminando por la historia y haciendo partícipes a los feligreses de la obra de ingeniería que el propio San Juan de Ávila realizó en El Carpio, creando “las grúas” para subir el agua del río Guadalquivir y poder regar la tierra. La Misa finalizó con la veneración de las reliquias.

Por la tarde, los fieles de la localidad despidieron el relicario con una Eucaristía a la que asistieron numerosos cofrades.