Las religiosas Filipenses Hijas de María Dolorosa celebran en Córdoba su Año Jubilar

El párroco de la Trinidad urgió a vivir en profundidad los valores de la Vida Religiosa y los carismáticos de la Congregación, abiertas siempre a la esperanza y fundamentadas en la alegría filipense.

trinidadLas Religiosas Filipenses Hijas de María Dolorosa celebraron un Año Jubilar que conmemora los Ciento Cincuenta Años de Fundación de la Congregación, los Cien Años de Aprobación de las Constituciones y el I Centenario de la Muerte del Padre Fundador.
La comunidad de Córdoba da gracias por estos acontecimientos con la celebración de una Eucaristía en la parroquia de San Juan y Todos los Santos (La Trinidad), a la que pertenece, y en la que de modo especial se destacan los rasgos fundacionales y la figura del Padre Francisco García Tejero, como Fundador, y se hace mención a Madre Dolores Márquez, su Fundadora.
La Eucaristía que estuvo presidida por el párroco, José Juan Jiménez, y concelebrada por Pedro González, adscrito a la parroquia, Bernardo Muñoz, capellán de esta comunidad, y el Padre Jaime Loring S. J., de la comunidad de S. Hipólito.
Se trató de una Eucaristía entrañable en la que estuvieron acompañados por sus amigos, colaboradores más cercanos, el grupo de jóvenes que componen el coro y la participación activa de las niñas de la casa.
Al final, la Madre General, M. Enriqueta Romero Romero, con una síntesis fundacional de la Congregación y de la Comunidad de Córdoba, dio gracias al Señor y a María Dolorosa por tantos dones recibidos; a los sacerdotes por su acompañamiento; y a los amigos íntimos de la Casa del Buen Pastor por su asistencia y buen hacer entre nosotras.
Con el corazón lleno de gozo damos gracias al Señor porque, una vez más y según las palabras y espiritualidad del Padre Francisco García Tejero “… su Providencia no faltará por ésta es su obra”.