Las Hermandades de Santaella realizarán 5.000 mascarillas

Además de participar en la compra de impresoras 3D para la elaboración de pantallas de protección

La Agrupación de Hermandades y Cofradía de Santaella se ha puesto en marcha para realizar cinco mil mascarillas. Para ello, y según y nos ha explicado su vocal, Cristóbal Río, se pusieron en contacto con una empresa catalana que le suministrara la tela de propileno necesaria para este tipo de material sanitario. A continuación le llevaron esa tela a una empresa de la localidad vecina, La Aldea Quintana, en la que una empresa especializada en la confección de ropa de trabajo, ha sido la encargada del patronaje y el corte de las mascarillas.

Recibidas ya en Santaella, un grupo de más de cien mujeres, procedentes de Hermandades y distintas Asociaciones de la localidad, se encuentran ya cosiendo las cinco mil mascarillas que tienen previsto hacer. Cristóbal Río ha asegurado que cuenta con la ayuda del Ayuntamiento, que ha puesto a su disposición los recursos necesarios para el transporte del material, tanto de hacer llegar las telas a las vecinas como de su posterior recogida una vez que estén hechas.

Por otro lado, se han puesto en contacto con varios dentistas que serán los encargados de desinfectar las mascarillas, una vez que estén hechas, con máquinas especializadas. Terminado el proceso esas cinco mil mascarillas se repartirán, inicialmente, en el pueblo. En el centro de salud, a los trabajadores de ayuda a domicilio y empresa que aún siguen trabajando.

Tienen previsto realizar batas pero han decidido empezar primero por las mascarillas, considerando que eran más necesarias.

La Agrupación de Hermandades y Cofradía de Santaella ha decidido también colaborar económicamente con otra iniciativa que surgió de un grupo de vecinos. Hacer pantallas con impresoras 3D. Han conseguido ya hacer unas doscientas piezas que han repartido a Policía Local, Guardia Civil, enfermos, trabajadores de ayuda a domicilio, trabajadores de empresas de alimentación y trabajadores del centro de salud. Con la aportación recibida han podido comprar otras dos impresoras que seguirán trabajando veinticuatro horas al día para seguir fabricando pantallas protectoras.