La Virgen de la Sierra regresa a su santuario

La imagen llegó al picacho un poco antes de las siete de la mañana de manera íntima tras pasar por el hospital de la localidad

Al igual que ocurrió el pasado 1 de septiembre cuando la imagen de la Virgen de la Sierra llegó a Cabra en un traslado privado, lejos de esas “bajás” multitudinarias que la han ido acompañando cada año al llegar el 4 de septiembre, la patrona de los egabrenses volvió a su Santuario nuevamente de manera privada, en un vehículo adaptado conocido popularmente como el Sierramóvil y acompañada por los miembros de su junta de gobierno.

Lo hizo en la madrugada del domingo, 27 de septiembre, la cual de nuevo fue rota por el repique de campanas de la iglesia de la Asunción y Ángeles, anunciando el regreso a su santuario, tras unos días intensos en la parroquia donde centenares de fieles y devotos han visitado a la Virgen.

Llegó al picacho poco antes de las siete de la mañana tras realizar una parada en la puerta de urgencias del hospital Infanta Margarita, para así con su presencia proteger a los enfermos y, en especial, a aquellos que han sido contagiados por el coronavirus.

Desde ahora, la Virgen se encuentra en su altar a la espera de que el próximo año pueda ser trasladada nuevamente rodeada de todos sus devotos.