La Virgen de Araceli baja a Lucena en la Pascua de Resurrección

La imagen ya preside el altar mayor de la parroquia de San Mateo de la localidad

Como ya ocurriera el año pasado, la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli trasladó sin aviso previo para evitar cualquier aglomeración, a la Patrona de Lucena hasta la ciudad.

Así, en las primeras horas del Domingo de Resurrección, la Virgen de Araceli llegó a la parroquia de San Mateo, donde ya ocupa el altar mayor del templo, para estar junto a fieles y devotos en los cultos que se desarrollarán en las próximas semanas con motivo de sus fiestas, un año más marcadas por la pandemia.

Según ha señalado la Cofradía en una nota de prensa, la Virgen de Araceli ha bajado "de forma discreta, acompañada por su camarera, el hermano mayor y el equipo de mayordomía de la Real Archicofradía".

En la parroquia la esperaban el Vicario de la Campiña, David Aguilera Malagón, y el Vicario parroquial de San Mateo, Diego F. Figueroa, junto a los componentes de la Junta de Gobierno de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli y la vocalía de Juventud.