“La sangre de los mártires está clamando la unidad de los cristianos”

En el ecuador de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, se celebró en la Catedral, el Domingo de la Unidad con una misa presidida por el Obispo.

El Domingo de la Unidad, celebrado el pasado 21 de enero, y enmarcado en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, reunió en la Catedral a numerosos fieles y miembros del Centro Ecuménico Testamentum Domini, ubicado en la parroquia de la Inmaculada y San Alberto Magno.

En su homilía. El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, explicó en qué consiste rezar por la unidad de todos los cristianos, una tarea que nos atañe a todos. “La Iglesia nos invita a orar por la unidad de los cristianos, esa herida sangrante en la Iglesia que Cristo lleva en su corazón, una herida de ruptura a lo largo de la historia de la que quizás nosotros no somos para nada culpables pero sí somos responsables de restaurarla, somos responsables de restaurar esta unidad en la Iglesia” afirmó.

El pastor de la Diócesis recordó también la oración en la Catedral, ante las reliquias de los santos mártires, durante la celebración del Congreso Internacional de Cultura Mozárabe, que reunió a muchos cristianos de confesiones no católicas: bizantinos, armenios, coptos, y comentó que hoy muchos hermanos nuestros siguen siendo martirizados por su fe y cuando se les pregunta, no se les pregunta por su confesión sino si son cristianos.

“Ese ecumenismo del martirio, esa sangre de los mártires ya nos une a todos en una misma fe y en el mismo amor a Jesucristo. Por tanto, hemos de esperar de la fuerza de Dios y del Espíritu Santo para que esa unidad se produzca en nuestro tiempo”, indicó el prelado. También afirmó que durante el siglo pasado se han dado grandes pasos hacia la unidad sobre todo, a partir del Concilio Vaticano II y que muy emocionante cuando el Santo Padre visita a otros líderes cristianos y se dan ese “abrazo de paz”. Y añade: “No se trata sólo de un abrazo, está detrás la oración del pueblo cristiano, de sus múltiples comunidades y está también la sangre de los mártires que está clamando esta unidad de los cristianos”.

Finalmente invitó a todos los presentes a rezar por la unidad todos los días del año y agradeció al delegado diocesano de Ecumenismo, el sacerdote Manuel González Muñana, y a sus colaboradores “esta tarea que es paciente, permanente, continua, y que brota del corazón de Cristo, que todos sean uno para que el mundo crea”.

 

Celebraciones en las parroquias:

La clausura de la Semana de Oración por la Unidad será el jueves, 25 de enero, a las 19:30h. en la parroquia de la Inmaculada y San Alberto Magno. Se celebrará una misa católica en rito bizantino, presidida por el presbítero greco-católico Nicolás Ostapyshyn.