“La posibilidad del éxito existe”

La Fundación Don Bosco se constituyó en octubre de 1998 y se inscribió en el Registro de entidades religiosas del Ministerio de Justica en enero de 1999. Es una organización sin ánimo de lucro de ámbito estatal de la Iglesia Católica, impulsada y promovida por la Congregación Salesiana y los grupos de la Familia Salesiana como canalizadora de los proyectos de intervención social en Andalucía, Canarias y Extremadura. En Córdoba la Fundación cuenta con cuatro viviendas

Se trata de la rama social de la Congregación Salesiana que está al servicio de la juventud más vulnerable. Cuenta con veintiocho centro sociales y atiende a más de diecisiete mil personas, gracias a los trescientos cuarenta trabajadores que tiene en la actualidad y los ciento cuarenta voluntarios. Tienen tres ámbitos de actuación claramente diferenciados: programa de inserción sociolaboral, atención residencial y programa socio-educativo.

La atención a los jóvenes comienza con una detección de las necesidades en cada caso para poder actuar en todos los ámbitos posibles. El trabajo debe de ser transversal, consolidando aspectos básicos, formativos, de salud y relacional con la intención de conseguir la autonomía de cada uno de ellos. Deben de estudiarse cada caso por independiente, descubriendo el núcleo familiar, si lo hay, y potenciando la intervención integral que los coloque en un futuro con esperanza de poder mejorar su calidad de vida.

Toñi Moriana, directora territorial de la Fundación Don Bosco en Córdoba y Málaga, explica que en este momento cuentan con cuatro viviendas en Córdoba, dos de ellas conveniadas con la Junta de Andalucía de alta intensidad, y las otras dos propias de la fundación, gracias a la cesión de Cáritas de un piso que habían recibido de los Jesuitas y gracias a las Hijas de la Caridad. En esas cuatro viviendas se atiende a aquellos adolescentes que previamente han estado en la casa de acogida de menores tutelados y, cumplida la mayoría de edad, no tienen dónde ir.

Los perfiles que precisan ayuda son muy variados, jóvenes menores en riesgo de exclusión, menores no acompañados, mujeres y familias, menores con medidas judiciales. Estos últimos se acogen al programa de servicio integral de medio abierto, tanto en Córdoba como en la provincia. Trabajan, como explica Toñi Moriana, con la Consejería de Justicia acompañando a los jóvenes y a sus familiares durante el periodo de la medida judicial.

La solidaridad es uno de los valores que la fundación transmite a los jóvenes atendidos. Intentan siempre trabajar con ellos y que sean conscientes de la ayuda que están recibiendo y que ellos pueden hacer lo mismo. Participan con entidades Cáritas Diocesana o el Banco de Alimentos como voluntarios.

Ignacio Vazquez de la Torre, Director General de la Fundación, recuerda cómo nació la Fundación Don Bosco un 26 de octubre de 1998 “fruto de una decisión de un capítulo provincial de los salesianos que decidieron de esta manera dotarse de una herramienta canónica y jurídica que permitiera canalizar todos los proyectos de intervención que la familia salesiana realiza en Andalucía, Extremadura y Canarias”. La Fundación ha pretendido, desde su nacimiento, ser un signo visible de la predilección de la familia salesiana por los jóvenes más pobres y una llamada a la solidaridad para todos los que se relacionan con Don Bosco. Ignacio Vázquez explica que su campo de actuación son los menores y jóvenes en situación de exclusión social, para lo que cuentan con programas de carácter socioeducativos complementarios al sistema educativo reglado, programas de actuación residencial y programas de inserción laboral.

El Director General destaca que los valores de la Fundación están definidos en la identidad salesiana y cristiana, “los salesianos quieren estar presentes en medio de aquellos que lo necesitan, especialmente los jóvenes”. En el último año más de diecisiete mil personas han recibido ayuda de la Fundación y más de tres mil encontraron trabajo. Todo esto es motivo de esperanza y así lo espera Ignacio Vázquez de la Torre, asegurando que “hay oportunidades para una vida digna” y que “la posibilidad del éxito existe”.

 

Diez programas de intervención para una vida digna: 

1.- Servicio de día-Centros abiertos

2.- Intervenciones complementarias al sistema educativo

3.- Inserción sociolaboral

4.- Apoyo a las personas inmigrantes

5.- Recursos residenciales y emancipación

6.- Intervención familiar

7.- Salud y prevención de drogodependencias

8.- Justicia juvenil

9.- Mujer e igualdad de oportunidades

10.- Desarrollo comunitario y promoción del voluntariado

 

Los ciento sesenta proyectos que se están desarrollando pretenden crear oportunidades de inserción sociolaboral, acabar con las desigualdades y conectar distintas realidades y culturas.

¿Quién era Juan Bosco?

Juan Bosco, fundador de la Congregación Salesiana, fue un sacerdote, escritor y educador italiano del siglo XIX. Desarrolló un moderno sistema educativo para la formación de niños y jóvenes, conocido como Sistema Preventivo. Centraba todo su trabajo en jóvenes necesitados o en riesgo.

Voluntarios

El voluntariado de la Fundación está integrado por personas comprometidas que participan de forma activa para superar las situaciones que generan desigualdad e injusticia. Todas aquellas personas que quieran colaborar como voluntarios deben de escribir un correo a voluntariado@fundaciondonbosco.es comentando la acción de la fundación en la que quieren participar.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES