La “ideología de género” presente en la Semana de la Familia

A través de un análisis centrado en diversas corrientes filosóficas y en ejemplos de la vida misma, la última ponente de la XXII Semana de la Familia, Feliciana Merino, Doctora de Filosofía del Derecho, ha puesto fin a las cuatro jornadas previstas en esta edición. Su ponencia ha llevado por título “Frente a la ideología de género, aprender a amar en la diferencia”.

El Palacio Episcopal ha acogido en la tarde del jueves, 23 de marzo, la última ponencia prevista en el programa de la XXII Semana de la Familia. Semana que culminará el viernes, con una Vigilia de oración por la Vida en el Seminario Mayor “san Pelagio”, a las 20:00 horas.

La encargada de exponer la conferencia ha sido Feliciana Merino, Doctora de Filosofía del Derecho, quien se ha centrado en el título “Frente a la ideología de género, aprender a amar en la diferencia”.

En su intervención, la ponente ha comenzado hablando de la ideología de género a través de diversos pensamientos como santo Tomás, Kant, Butler o Edith Stein. Al hilo de esto, ha comentado que “la adquisición de las virtudes se hace a lo largo de la vida con la ayuda de la gracia, de la comunidad de la Iglesia, y guiados por el afecto y cercanía al Señor”. “Somos libres, pero la libertad también está incorporada dentro de una naturaleza abierta que mira a su fin y lo hace en relación con todo, por lo que nuestra libertad no se concibe como una categoría a priori. Nuestra libertad no está fuera, no queda al margen de lo real, de nuestra naturaleza, sino que orienta y guía nuestro deseo hacia el bien”, ha asegurado. Y en este sentido, ha aclarado que “la naturaleza humana no está cerrada, tiene que desarrollarse a lo largo de la vida, y la ley natural orienta al hombre hacia el bien, hacia Dios, que es el fin último”.

Continuando con su intervención, Feliciana Merino ha hablado de la familia cristiana, manifestando que “está formada por un hombre y una mujer que se comprometen y se entregan el uno al otro de por vida por amor”. “A veces entendemos y confundimos la familia cristiana lo que solemos llamar “familia tradicional”, una tipología que se ha considerado por muchas feministas como la que ha defendido y defiende la Iglesia, cuando en realidad nace como un modelo de relación adecuado a las necesidades que la burguesía y el capitalismo tuvieron en un contexto muy determinado, el pre-moderno y moderno”, ha ampliado. Asimismo, ha explicado que la Iglesia no defiende sólo el matrimonio tradicional, como se escucha en algunos sectores: “La Iglesia nunca ha entendido que esta tipología burguesa sea la que “define” mejor y mejor se ajusta al matrimonio cristiano, que ha sufrido muchas vicisitudes y variaciones. La división de roles no ha sido fijada por Dios”.

Finalmente, centrándose en la teoría de la filósofa contemporánea Edith Stein, ha concluido su ponencia aclarando que “la naturaleza humana no es una naturaleza cerrada, sino abierta, que expresa su ser actualizándose continuamente”. “Este es el nuevo feminismo al que Edith Stein nos invita; se trata de la complementariedad, que es apertura, donación, relación que se expresa tanto en el origen como en el destino”, ha explicado.

Mañana viernes, tendrá lugar una Vigilia de oración por la vida en el Seminario Mayor "san Pelagio", a las 20:00 horas.