“La familia es un don para la sociedad y para la Iglesia”

El matrimonio Martínez Carranza, padres de tres hijos, pertenece a la parroquia de Santa Teresa y al Movimiento de Cursillos de Cristiandad

¿Cuáles son los pilares de vuestra convivencia familiar?

Hay un pilar fundamental, que es intentar que Dios sea el centro de nuestra vida, que seamos capaces de vivir y compartir la FE como encuentro con el Señor, y a partir de ahí ir construyendo sobre el amor, el diálogo, la comprensión, la confianza, la escucha, el respeto. Intentamos rezar juntos, participar juntos de la Eucaristía, buscar espacios para hablar y compartir la palabra de Dios en familia, que nos ayuden a arraigar en Dios entre nosotros.

¿Qué resulta más complicado en la educación de los hijos en este momento social?

Pensamos que lo esencial es vivir y transmitir de forma coherente nuestra fe, teniendo claro que debemos tener el referente en Jesús, porque lo más complicado es “luchar” contra la pérdida de valores que nos está transmitiendo la sociedad. Todo vale y todo se justifica, en esta sociedad el relativismo nos come y nos quiere dejar sin argumentos para vivir en cristiano.

¿Qué instrumentos tiene la familia de hoy para manifestarse cristiana?

Entendemos que el amor y la unión en la familia, junto a la alegría de vivir, para dar testimonio que la familia es un don para la sociedad y para la Iglesia. Hacernos presentes como familia en la sociedad, participar juntos de las celebraciones eclesiales, y dar testimonio de obra y de palabra de que somos cristianos.

La transmisión de la fe a los hijos es un reto para todos, ¿cómo lo hacéis vosotros?

Lo hemos intentado desde que eran pequeños, intentando transmitirles con nuestra forma de vida (¡y con palabras!) lo importante que es Dios en nuestro matrimonio y en nuestra familia, rezando con ellos, buscando momentos para compartir en familia la palabra de Dios, preparando y destacando la importancia de los sacramentos en que iban a participar, siendo catequistas suyos (comuniones, confesiones, confirmaciones). Actualmente, intentando hablar con ellos de Dios, participar juntos de la Eucaristía dominical. Además hay también un vínculo que ahora nos une especialmente con ellos, con los dos mayores, que es el Cursillo de Cristiandad. El matrimonio somos miembros del MCC, y ellos ya han hecho su Cursillo, por lo que hay algo más que nos une y nos ayuda a entendernos mejor, que es el encuentro con el Señor.

¿Cuál es vuestra parroquia?, habladnos de vuestra vida en comunidad.

Nuestra parroquia es Santa Teresa, una parroquia viva y con mucha actividad, que ofrece vida a todos los que participamos en ella. Y aunque nos sentimos parte de la comunidad parroquial, y colaboramos en lo que podemos, en nuestra vida de fe es fundamental el Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Nos conocimos formando parte del Movimiento, y en él hemos compartido vida y experiencias durante 30 años, lo más importante el encuentro con el Señor. Nos sentimos parte activa del MCC, y en él hemos encontrado una familia que nos ayuda a crecer, con la que compartimos la vida y la fe, y nos estimula a acercarnos a Dios e intentar dar a conocer a Dios a los demás. Nos sentimos plenamente identificados con la tarea evangelizadora del Movimiento para llevar a Dios a las personas y pintar el mundo de COLORES.

¿Cómo imagináis la Iglesia del futuro?

¡Con ilusión y esperanza! Una Iglesia más auténtica (porque los que estamos seamos más auténticos), misericordiosa, cercana, que sea capaz de acoger a todo el mundo y darle una palabra de cariño, una Iglesia que escuche y atienda las necesidades de las personas, en la que todos tengamos cabida y participemos por igual, sin diferencias, capaz de dar el paso y salir a buscar a la gente. Es una tarea preciosa, a la que estamos llamados todos.

 

Fecha y lugar del matrimonio: 24 Abril 1993, Capilla de las Esclavas de Córdoba.

Número de hijos y edades: Marta, 25; F Javier, 23; Pablo, 20

Un momento de vuestra historia familiar: La celebración de los sacramentos de los hijos, bautismos, primeras comuniones y confirmaciones, preparadas y celebradas para disfrutar del sacramento. Más recientemente la celebración de las bodas de plata, por la preparación y la implicación de toda la familia de manera más consciente.

En otro ámbito, los viajes familiares, especialmente los tres últimos años, a Amberes a ver a Javier de Erasmus, a Londres de celebración por las bodas de plata, y a Galicia.

Una actividad que comparte la familia en su tiempo libre: Como ya nos juntamos menos de lo que nos gustaría, por trabajo de los “niños”, intentamos celebrar, siempre que nos vemos, alguna comida especial, una cervecita juntos. Cuando es posible, viajar en familia, aunque sea el fin de semana.

Qué cosas no dejáis de hacer juntos cada día: El matrimonio, rezar juntos cada día por la familia. Y algo fundamental, saludarnos con cariño, darnos un beso de buenos días y buenas noches, e intentar hablar y compartir cómo nos ha ido el día.

Qué lugar ocupan los abuelos en casa: Fundamental, han sido y son referente en nuestra vida de fe, nos han enseñado a vivir en familia y a compartir y celebrar cada momento.

¿Rezáis por algún sacerdote?: ¡Sí! Gracias a Dios conocemos muchos y santos sacerdotes, amigos de la familia, por los que rezamos habitualmente; también por los que colaboran especialmente en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, por la implicación que tenemos con ellos; y hemos participado en las “campañas” de rezar por sacerdotes que se han organizado.