La Escuela de Magisterio “Sagrado Corazón” clausura el curso académico en la Catedral

La Santa Iglesia Catedral acogió ayer la ceremonia de clausura del curso académico 2011-2012 de la Escuela de Magisterio "Sagrado Corazón", en la que recibieron el Sacramento de la Confirmación más de 40 jóvenes.

El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, presidió ayer la celebración Eucarística con la que la Escuela de Magisterio "Sagrado Corazón" clausuraba el curso académico 2011-2012, en el templo principal de la Diócesis. Una Eucaristía de Acción de Gracias en la que no sólo se despedían a los últimos alumnos de los planes de estudio antiguos que cursaban la Diplomatura de Magisterio de diversas especiales, sino que también recibían el Sacramento de la Confirmación más de 40 jóvenes y trabajadores del centro.

En la homilía, el Sr. Obispo comenzó manifestando que en este día, el grupo de confirmandos de la Escuela de Magisterio "Sagrado Corazón", una escuela de la Iglesia, recibirían los siete dones del Espíritu Santo. Al hilo de esto, explicó que el rito de la Confirmación "es una Cruz con el óleo perfumado que ha sido consagrado con el Santo Crisma". "La Confirmación significa ser amigo de Cristo y llevar grabada a fuego en el alma la señal de la Cruz", aclamó.

Asimismo, afirmó que "la obligación de unos padres cristianos y de los padrinos o madrinas de Confirmación, es transmitir la fe cristiana a sus hijos mediante su ejemplo". "El Sacramento de la Confirmación es un honor y por vuestra condición de cristianos, tendréis que ser testigos de Cristo en el día a día", indicó.

Concluyó felicitando al equipo directivo de centro, así como al claustro de profesores, trabajadores y alumnos del mismo por la tarea que están llevando a cabo. Y, recordó a todos los presentes la importancia que tiene en la educación una asignatura no reglada como es "ser maestros católicos".