La Cruz de los Jóvenes llega a la Diócesis

Ha sido entregada por el Obispo de Jaén, Mons. Ramón del Hoyo, en Almedinilla.

Acompañada por sacerdotes, religiosas y jóvenes de Jaén, la Cruz y el Icono de la Virgen llegó a la localidad de Almedinilla en torno a las 10 de la mañana. Hasta allí, se desplazó el Sr. Obispo para recibirla junto a los jóvenes cordobeses en la entrada de la iglesia de San Juan Bautista, de manos del prelado de Jaén.

Tras una breve oración, Mons. Ramón del Hoyo animó a los jóvenes de la Diócesis a vivir con intensidad la fuerza de esta Cruz de Juan Pablo II, que está recorriendo el mundo entero y que ahora llegaba a Córdoba.

Después de pasar por la residencia de ancianos, el colegio de primaria de la localidad, donde fue recibida por los niños entre cantos y bailes, la Cruz comenzaba su itinerario por la provincia desplazándose hasta Priego.

PRIEGO

En la Cruz de la Aurora la esperaban numerosos fieles dispuestos a acompañarla hasta la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción. Entró al interior del templo llevada por miembros de las distintas parroquias, los jóvenes de las hermandades, colegios e institutos. En el presbiterio, la esperaba Mons. Demetrio Fernández acompañado por todos los sacerdotes del Arciprestazgo de Priego-Carcabuey que portaron la Cruz hasta la salida, tras una breve liturgia de la Palabra. A continuación La Cruz fue acompañada por la Hermandad del Rocío que iniciaba su camino hacia la Aldea de Almonte.

En la Plaza de la Constitución fue acogida por los ancianos y enfermos, así como por los escolares del municipio que le dieron la bienvenida ondeando banderas a uno y otro lado de la calle. En presencia de la corporación municipal, intervino el Sr. Obispo antes de partir hacia la parroquia de La Trinidad, animando a los jóvenes a participar en la próxima Jornada Mundial en Madrid.

PUENTE GENIL

A las 13:30 horas, la Cruz llegó a Puente Genil, cargada por los jóvenes del Colegio de la Compañía de María. Inició su recorrido en la parroquia de San José hasta el colegio, donde fue adorada durante más de una hora. En el templo se concentraron un gran número de fieles y escolares que tuvieron la oportunidad de recibir el Sacramento de la Penitencia cuando un gran número de sacerdotes se dispusieron alrededor de las naves del templo. Mientras tanto, D. Demetrio rezó junto a cientos de jóvenes que ocupaban todo el altar y que, posteriormente, besaron la Cruz.

LUCENA

Lucena fue la cuarta parada, que comenzó en un acto íntimo de oración y contemplación en el monasterio de las Carmelitas, lugar en el que el Sr. Obispo pidió a las monjas que encomendaran a todos los jóvenes que asistirán a la JMJ. Desde ahí, partió hasta la residencia de San Juan de Dios, abarrotada de fieles y en la que los mayores tuvieron la oportunidad de adorarla. Tal y como estaba previsto, se inició un Vía Lucis por las calles de la localidad en dirección a la parroquia de San Mateo, pero la fuerte tormenta que descargó sobre la ciudad, impidió que la Cruz y el Icono permaneciera en la calle y se trasladó rápidamente hasta San Mateo. Centenares de personas llenaban el templo, en el que el Sr. Obispo dirigió unas palabras y dio comienzo al acto de adoración, formándose largas colas. Antes de partir para Cabra, una marea de jóvenes con camisetas blancas y pañuelos rojos con banderas de la JMJ, despidieron la Cruz y el Icono, regalo de Juan Pablo II.

CABRA

Las malas condiciones climatológicas impidieron que en Cabra se desarrollaran los actos previstos. La Cruz llegó en furgón al Monasterio de la Madres Agustinas Recoletas, donde tuvo lugar un acto de oración y de adoración. Aprovechando una pequeña tregua del temporal, la Cruz fue trasladada en procesión hasta la parroquia matriz de la localidad egabrense, Ntra. Sra. de la Asunción y Ángeles. El Sr. Obispo presidió la celebración de la Palabra acompañado por los párrocos de la localidad y el Vicario de la Campiña, ante los cientos de fieles que llenaban el templo.

BAENA

Finalmente, llegó a Baena a las 21:30 h. entre lluvia, pero eso no impidió que los jóvenes de Baena y los alrededores realzaran la presencia de la Cruz en la localidad, pues fue recibida de manera espectacular y creativa. Entre banderas, flores y camisetas de la JMJ, los jóvenes acompañaron a la Cruz hasta la parroquia de Guadalupe, donde el Alcalde agradeció la presencia de este símbolo en el municipio. Seguidamente, intervino el arcipreste Manuel Cuenca, quien tras agradecer la presencia del Obispo, destacó la importancia de la presencia de esta Cruz en España, sobre todo en los últimos tiempos en los que ha habido una gran persecución en la vida pública en contra de este símbolo del cristiano. A continuación, el Sr. Obispo animó a los jóvenes a participar en la Jornada Mundial de la Juventud el próximo mes de agosto en Madrid.

En la Plaza de la Constitución, los fieles renovaron las promesas bautismales e iniciaron la procesión hasta la parroquia de Santa María la Mayor, donde cantaron el pregón pascual y tuvo lugar un lucernario. Seguidamente, en la Plaza Palacio se celebró una Vigilia de Oración multitudinaria y fue en el Monasterio de las Dominicas "Madre de Dios" donde pasó la noche en adoración permanente, con turnos de vela hasta la Eucaristía de despedida que se celebró a las 9:30 horas de la mañana siguiente.
A continuación, pueden escuchar las alocuciones del Sr. Obispo durante el recorrido de la Cruz y en la página principal de la Diócesis está disponible una galería fotográfica de los distintos momentos.