La Cruz continúa su recorrido

Los pueblos de la Diócesis viven con ilusión la llegada de la Cruz.

Después de hacer noche en Baena, la Cruz de los Jóvenes y el Icono de la Virgen continuó su recorrido por la Diócesis visitando en primer lugar la localidad del co-patrón de la Jornada Mundial de la Juventud, San Juan de Ávila.
MONTILLA

Los actos previstos en Montilla comenzaron en la parroquia del San Francisco Solano en torno a las 11:30, donde bajo un aguacero entró la Cruz junto al Icono rodeado de niños emocionados por su presencia, festejando la llegada con una gran ofrenda floral. Los alumnos de los colegios de San Luis, la Asunción, Salesianos, Beato Juan de Ávila y San José cantaron ante la Cruz y quisieron acompañarla en su recorrido por las calles del pueblo.

Rodeada de cientos de jóvenes, que portaban en sus manos enseñas con las letanías de la Virgen, la Cruz se dirigió hasta el Santuario de San Juan de Ávila, en la iglesia de la Encarnación, donde Mons. Demetrio Fernández presidió la Eucaristía ante una gran número de adolescentes y jóvenes que llenaban todos los rincones del templo. En la homilía, recordó que la Cruz es la Señal del Cristiano y que miles de jóvenes se han encomendado a Cristo en su Cruz. "La Cruz nos trae esa limpieza y esa pureza de alma que necesita nuestra vida", afirmó.

El Sr. Obispo señaló que la Cruz y el Crucifijo nos recuerdan el amor de Cristo, que sigue siendo eficaz en nuestras vidas, y pidió a los jóvenes que se acerquen y confíen en Jesucristo “porque Él nos dará la esperanza que necesitamos y nos protegerá siempre”.

LA CARLOTA Y FUETE PALMERA

Puntual a su cita, llegó a la Plaza de la Iglesia a las cuatro de la tarde recibida por la Agrupación Musical Ntra. Sra. Virgen de los Dolores de la localidad, que interpretó el Himno Nacional y la marcha Eucarística “Pescador de Hombres”. Ante la mirada intensa y emocionante de cientos de fieles, entró a la Iglesia de la Inmaculada Concepción para celebrar una breve liturgia de la Palabra. D. Demetrio animó a la participación en la JMJ de Madrid. Poco después, la Cruz salió con los acordes musicales de la Banda, en dirección hacia Fuente Palmera.

En la zona peatonal de la calle Los Portales, los jóvenes esperaban ansiosos la llegada de la Cruz. La Parroquia de la Purísima Concepción fue la encargada de acoger este regalo del Beato Juan Pablo II y a los cientos de fieles que se concentraron en el municipio.

PALMA DEL RÍO

Una marea de color blanco y rojo realzaba las calles de Palma del Río, que fue la siguiente localidad en acogerla. En la Plaza de San Francisco, los niños y jóvenes le dieron la bienvenida con banderas vaticanas. En el interior de la parroquia de San Francisco, D. Demetrio explicó el significado de esta Cruz redentora que lleva 25 años llevando su mensaje de fe por todo el mundo. Posteriormente, comenzó un Vía Lucis hasta la parroquia de la Asunción. Algunos de los actos previstos no pudieron llevarse acabo dado que la multitud de fieles que acompañaban la cruz durante el recorrido hacía imposible mayor agilidad en el desplazamiento. Eso sí, todos tuvieron la oportunidad de vivir un momento muy emotivo e intenso en el Capilla del Colegio Inmaculada Concepción.
La Cruz y el Icono llegaba a las 10 de la noche al Monasterio de San Calixto, donde pasó la noche y se celebró una Vigilia de Oración y la Exposición del Santísimo. Más de un centenar de personas llegadas de distintos pueblos de la comarca estuvieron adorándola toda la noche. Con ello finalizaba otra intensa jornada.