La contención de gasto de las parroquias de Córdoba permite extender su labor asistencial en 2020

  • Respecto a los datos de 2019, la bajada de ingresos de las parroquias de 2020 supone un 8%; frente a ello, la contención en gasto de las parroquias ascendió al 20,70%

El ecónomo de la Diócesis de Córdoba, José Luis Vidal Soler, ha presentado hoy el balance de los datos económicos de la diócesis de Córdoba durante 2020, un año excepcional en que la pandemia provocó la práctica paralización de las actividades sacramentales en los templos de la Diócesis y provocó que las parroquias se volcaran en las tareas asistenciales. La primera conclusión de estas cuentas es la extremada generosidad de los fieles, cuyas aportaciones han provocado que no existiera una gran diferencia con relación al año anterior.

Además, las distintas instituciones diocesanas han realizado un enorme esfuerzo en la contención del gasto que no tenga vinculación con la atención a las personas y han incrementado la labor asistencial surgida tras el estado de alarma sanitaria. Esa situación excepcional ha provocado que varias hayan cerrado el año con superávits, destinados a compensar los déficits de años anteriores y el más que previsible déficit del presente 2021.

Nuestras Parroquias

Sin duda alguna, la circunstancia más excepcional del año se ha vivido en el seno de nuestras parroquias; estas se han tenido que volcar en la labor asistencial, recortando en todo lo relacionado con gasto corriente y en previsión de las tareas que deben acometerse durante el presente año por las consecuencias de la pandemia. Así, las aportaciones voluntarias de los fieles descendieron un 5,62%. Pero dentro de este dato, sorprende que se produce una bajada de las colectas del 38%, debido fundamentalmente a las restricciones en las celebraciones litúrgicas, mientras los donativos para atender las necesidades de la Cáritas parroquial ascendieron en un 47,06%, por un total de 1.069.524,70 €.

Los ingresos con motivo de la celebración parroquial de sacramentos descendieron en un 30,79%, alcanzando un total de 805.969,81 €. Los ingresos excepcionales bajaron en un 74,67%; aquí se encuadran aportaciones extraordinarias o herencias y legados.

Las actividades pastorales supusieron un descenso en gastos del 42,18%, por la prohibición de reuniones de catequesis, etc.; frente al anterior dato, las asistenciales se incrementaron en un 25,27%, alcanzando la cifra de 1.044.162,55 €.

Para garantizar la labor asistencial, las parroquias redujeron los gastos de conservación de templos, dependencias parroquiales y demás reparaciones descendieron en un 30%; mientras, los gastos excepcionales sufrieron un drástico descenso del 86%.

Todo este esfuerzo de contención del gasto ha conseguido que las parroquias obtengan un resultado positivo de más de 600.000 €, lo que compensa las pérdidas de años anteriores: 103.226,06 € en 2018 y 398.730 € en 2019. Y permite a las parroquias enfrentarse a las necesidades asistenciales de 2021 y a la necesidad de volver a enfrentar la devolución de los préstamos en moratoria temporal.

Datos consolidados de entidades diocesanas

En los datos consolidados de todas las entidades diocesanas, el total de ingresos ascendió a 22.145.070 €, con unos gastos de 21.577.113. Las Acciones pastorales y asistenciales representaron la mayor inversión con un  35,24 %, la mayor partida junto a la retribución del clero, un 14,97 % y los gastos excepcionales que representan un 13,01 % del total

En cuanto al Fondo Común Diocesano, los ingresos fueron de 9.798.911 €, frente a los gastos de 9.345.056 €. La mayor parte de los ingresos está representada por la asignación tributaria que crece por cuarto año consecutivo con un 43% del total de los ingresos. Las aportaciones voluntarias de fieles son 2,78 % del total, mientas que los ingresos sacramentales y otras actividades caen a un 5,97 %.

Las aportaciones que el Fondo Común Diocesano (Obispado) hizo en ayuda de las Parroquias se incrementó en un 58,62%, por un total de 264.563,58 €.

Las verdaderas consecuencias de la pandemia afectan al Obispado en el año presente; para el mismo, se tiene previsto un déficit de 741.625,12 €. Y ello porque los ingresos previstos prevén una bajada del 24,34%; por el contrario, los gastos solo bajarán en un 12,73%. Se tienen previstos unos gastos en actividades pastorales y asistenciales por valor de 1.837.297 €, mientras que las obras de rehabilitación de templos y casas rectorales ascenderán a 1.927.244 €.

Otras instituciones diocesanas consolidadas

Por lo que respecta al resto de instituciones que consolidan sus ingresos y gastos a nivel diocesano, las Cáritas realizaron una inversión de 2.821.580,64 €, la Delegación de Misiones, encargada de sostener la labor misionera en otros países representó un gasto de 216.550,70 €. Los seminarios Seminario “San Pelagio” y Redemptoris Mater gastaron para su funcionamiento, 747.750,19 € y  91.470,37 €, respectivamente.

Fundaciones

Las Fundaciones y otras instituciones son entidades que se incluyen en el art. V de los Acuerdos entre el Estado y la Santa Sede. Por ello, a nivel contable no consolidan con la Diócesis. Su labor abarca ámbitos pastorales tan importantes como el educativo, el ocio y tiempo libre, la cultura, la atención a personas dependientes, proyectos en el tercer mundo y puramente evangelizadoras.

Así, Fundación Hogar Renacer necesitó una inversión de 674.800,00 € para mantener su labor de rehabilitación de enfermos por adicciones y la Fundación San José, dedicada a la atención de sacerdotes enfermos, 83.640,89 €.

La Fundación Santos Mártires de enseñanza arrojó un movimiento de  15.390.634,42 € en 2020, una cantidad que engloba la asignación de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía por concierto educativos.

Las cuentas de cada institución se publican en el Portal de Transparencia de la Diócesis.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES