La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía aplica graves recortes a las Escuelas Hogar

Mañana, martes 19 de junio, Escuelas Católicas de Andalucía ha convocado una reunión urgente de todos los representantes de las Escuelas Hogar de Andalucía pertenecientes a su institución. La cita será en la Escuela Hogar Sagrado Corazón (Antequera).

El motivo es la grave situación de injusticia que han perpetrado con uno de los colectivos más necesitados de la educación. Las medidas que desean tomar la Consejería, ya comunicadas mediante resolución provisional, consiste en el despido masivo de trabajadores (educadores, cuidadores, personal de servicio, etc.) y una rebaja sustancial en la cantidad económica que abonan para el mantenimiento de los destinatarios de este servicio educativo.

Sin explicar motivo alguno -se debe entender que es el recorte de gastos a consecuencia de la crisis económica- la Administración Educativa pone en el “borde del precipicio” a este servicio educativo tan necesario en nuestros días. El aumento de la ratio de alumnos hace prácticamente imposible atender con criterios educativos a estos alumnos; y la disminución de la dotación económica es tan drástica que prácticamente obligan a mantener a un alumno con 1,9 € al día. Con esta cantidad insignificante deben alimentar a niños y adolescentes a lo largo de toda la jornada (desayuno, bocadillo de media mañana, comida, merienda y cena). Empresa realmente imposible.

Como dato a tener en cuenta, el colectivo al que ahora se ataca de forma directa, y que constituye el núcleo fundamental de los destinatarios de las Escuelas Hogar, son niños y jóvenes con situaciones de grave desestructuración familiar. Prácticamente todos ellos, son derivados por los servicios sociales de los Ayuntamientos a estasinstituciones para que puedan tener un entorno educativo apropiado para su desarrollo personal y social.

Desde Escuelas Católicas de Andalucía manifestamos que de nuevo la Junta de Andalucía quiere llevar a cabo una gran injusticia mientras proclama que los recortes no afectarán gravemente a los colectivos más necesitados. Como en ocasiones anteriores han querido silenciar actuaciones que atentan contra instituciones que, durante decenios, han desarrollado una labor abnegada y silenciosa a favor de los más pobres y desheredados.