La Catedral de Córdoba

No hay ningún problema en reconocer la historia tal como ha sido y mostrarla en toda su verdad a los visitantes. El problema surge cuando se quiere borrar la memoria histórica.

La visita de los Príncipes de Asturias a nuestra Catedral de Córdoba vuelve a poner en primer plano de la actualidad el carácter emblemático de este monumento calificativo de nuestra ciudad de Córdoba, que aspira a ser capital europea de la cultura en 2016. La visita de los Príncipes ha tenido como objeto inaugurar la visita nocturna a la Catedral de Córdoba, que es una síntesis de la historia de nuestra ciudad. Por eso, el programa está titulado con acierto “El alma de Córdoba”,porque este templo es el que da nombre a Córdoba y es como una síntesis de su espíritu propio.
¿Catedral o Mezquita? Catedral, sin lugar a dudas. Es el primer templo de la diócesis de Córdoba, donde se encuentra la Cátedra del Obispo, y de ahí su nombre de Catedral. Es un templo de culto católico, desde hace ocho siglos, cuando el rey Fernando III el Santo entró sin sangre en la ciudad el 28 de junio de 1236 y mandó consagrar el templo, que había sido construido como mezquita, y se salvó de la destrucción por las buenas negociaciones del rey Fernando con los ocupantes musulmanes de la ciudad, que querían destruirla antes de entregarse. Cuando llegaran los musulmanes en el año 711, el lugar ya era un lugar sagrado, porque en él se encontraba la antigua basílica de san Vicente mártir, que fue destruida para construir la mezquita musulmana.
En todo caso, el templo que hoy admiramos es una de las maravillas del mundo, que identifica a Córdoba con un simple golpe de vista. Es realmente un icono de nuestra ciudad. Es un templo construido en etapas sucesivas y muestra el esplendor de Córdoba en la época califal del siglo X. Es un templo que fue construido para mezquita y que los cristianos no han tenido ningún reparo en convertirlo en catedral, construyendo además en el siglo XVI dentro del mismo una nave central, donde el culto cristiano alcanza todo su esplendor.
Algo similar, pero al contrario, ha sucedido con la actual Mezquita de Damasco. Fue construida como iglesia católica en honor de San Juan Bautista y hoy es una de las principales Mezquitas del mundo musulmán. La historia de un lugar no es algo fijo e inamovible, sino que está sometido al fluir de la historia viva, y lo que antes era templo católico hoy es mezquita musulmana, y viceversa en Córdoba, lo que ayer fue mezquita hoy es catedral católica.
No hay ningún problema en reconocer la historia tal como ha sido y mostrarla en toda su verdad a los visitantes. El problema surge cuando se quiere borrar la memoria histórica, y al templo emblemático de Córdoba se le quiere atribuir hoy un destino y un culto musulmán. No hay problema en reconocer que los califas musulmanes de Córdoba echaron el resto al construir este templo para Dios, que es la joya de la ciudad de Córdoba. Pero es del todo inoportuno llamar hoy a este templo Mezquita, porque no lo es desde hace ocho siglos, y volver a llamarla Mezquita es confundir al visitante (para el residente, no hay tal peligro). Como sería igualmente inoportuno llamar Basílica de San Juan a la actual Mezquita de Damasco, o pretender allí tener un culto cristiano compartido con el musulmán.
Por eso, en el camino hacia la capital cultural de la ciudad de Córdoba, en el que todos hemos de sumar esfuerzos, uno de ellos no pequeño será el de llamar las cosas por su nombre. Y en este caso, llamar Catedral al templo emblemático de Córdoba, porque a día de hoy y desde hace ocho siglos es el lugar donde se reúne la comunidad cristiana en torno a Jesucristo, redentor del hombre, presidida por el obispo o por el presbítero que celebra sobre el altar y en todas sus naves los santos misterios de la redención cristiana. Llamarla simplemente Mezquita siembra por lo menos confusión, en algunos casos intencionada, y se presta a no saber de quién es y para qué sirve hoy este magnífico templo católico, en el que la comunidad católica de Córdoba tiene su referente y donde celebra diariamente los misterios de la fe cristiana, además de haberse ocupado durante siglos y siglos de su mantenimiento material. Pido y espero que en el mobiliario urbano, y en los carteles de información y promoción turística se llame por su nombre a nuestra Catedral de Córdoba.

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba