La Archicofradía de Araceli recibirá la visita del sacerdote misionero, Leopoldo Rivero

El próximo domingo 10 de noviembre, la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli ha organizado distintas actividades para festejar la visita a Lucena del sacerdote misionero diocesano, Leopoldo Rivero Moreno, anterior párroco de Santo Domingo de Guzmán.

Este sacerdote se encuentra de misión en Perú junto al presbítero, Juan Ropero, donde tienen confiada la parroquia del Perpetuo Socorro, de una gran extensión y con núcleos de población diseminados. Desde la Archicofradía nos han transmitido la experiencia de estos misioneros: “Allí las condiciones de vida, en la selva, son bastante difíciles, así como la enorme pobreza, la incultura y falta de valores que eso conlleva. Hay un enorme contingente de niños que viven en lamentables condiciones y la diócesis trata de educarlos en valores cristianos y encaminarlos en su vida”.Asimismo, la Archicofradía se ha encargado de la construcción de una casa hogar con motivo del Año Jubilar, de la cual ya cuentan con el terreno para levantarla.

Con motivo de la visita de Leopoldo Rivero, tras un año de su partida, se celebrará una eucaristía de bienvenida en el Real Santuario el próximo domingo; y a mediodía, a partir de las una de la tarde, tendrá lugar un almuerzo solidario al precio de 5 euros para colaborar con la construcción de la casa.

La Archicofradía espera poder iniciar en breve la edificación de esta casa que llevará el nombre de Nuestra Señora de Araceli, “difundiendo así el nombre de su Patrona como un elemento de esperanza en la selva peruana”.