La Acción Católica General en defensa de la vida

Comunicado de la Acción Católica General de Córdoba ante la reforma de la Ley del Aborto.

embrionLa anunciada reforma de la Ley del Aborto por parte del Gobierno prevé despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, ampliando los plazos máximos permitidos para abortar sin que sea precisa una justificación, entre otras cuestiones.

La Acción Católica General se adhiere a las numerosas manifestaciones de personas y colectivos, tanto religiosos como civiles, que se han mostrado en contra de estas medidas, y se pregunta ¿hacia donde va la sociedad si no se respeta el derecho a la vida?

Consideramos, como creyentes en el mensaje de Jesús, que la vida es un don de Dios y un derecho natural de la persona. Nuestra Constitución reconoce el derecho a la vida junto con el derecho a la integridad física y moral, como el primero de los derechos de la persona. Con este derecho amenazado no puede haber ejercicio pleno de ningún otro derecho, pues no es un derecho más: es el derecho que hace posible el resto de los derechos.

Por ello, apostamos por su defensa en todas sus fases, desde el inicio de la concepción hasta el final de su existencia natural. Esta defensa se ha de extender no sólo al nacimiento de una nueva persona, sino a la protección de la madre y del nuevo ser.

Es preciso, ofrecer alternativas preventivas, pues, nos consta que muchas mujeres no hubieran abortado de haber encontrado un apoyo adecuado, como una ayuda psicológica, económica, sanitaria apropiada, una educación sexual y afectiva, una información de las consecuencias que supone para la mujer la opción de abortar, que siempre es un drama humano, sobre todo para la mujer joven o sin recursos económicos. Y unas alternativas de futuro, ofreciendo un plan social amplio y bien presupuestado de ayuda para esas mujeres que por diversas circunstancias se ven incluidas en algunos de los supuestos que recoge la legislación actual, un proyecto de futuro laboral, una acogida familiar o institucional y una posibilidad de entregar al niño a otras familias con una ley de adopción menos restrictiva. Todo esto, antes que ofrecer como solución el aborto.

Esta es nuestra actitud, creemos que no podemos ni debemos decir otra cosa que no este a favor de la vida.