Jornada de oración con profesores de religión

Los profesores respondieron a la llamada del Santo Padre con una jornada de adoración en el Palacio Episcopal

En el contexto de “las 24 horas para el Señor” convocadas por el Papa Francisco en la Cuaresma, se llevó a cabo una mañana de oración en el Obispado de Córdoba con la asistencia de un grupo de profesores y catequistas de la Diócesis. Un espacio de silencio, recogimiento y oración que agradecieron profundamente los participantes en el encuentro.

El sacerdote Pablo Calvo Pozo, párroco de San Andrés Apóstol, se encargó de profundizar en el Principio y Fundamento de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola. “Es tan necesario para un cristiano situarse bajo la mirada amorosa de Dios Padre Creador y volver a considerar en el corazón lo que fundamenta nuestra vida. De esta manera nos volvemos a situar en vedad y con confianza ante Dios, ante nosotros mismos, ante el mundo. Volvemos a descubrir lo que nos descentra del amor de Dios y de nuestros hermanos. Nos llenamos de agradecimiento ante la salvación que se nos ha dado en Jesucristo. Experimentamos que la libertad del hombre nace al dejar que el verdadero Dios sea el único Señor y nos determinamos a buscar en todo la voluntad del Padre, como hizo y nos enseñó Jesús”, asegura la Delegada de Enseñanza, Ana María Roldán.

Los participantes finalizaron la jornada con paz y alegría en el corazón, dando la razón a lo que el Papa Francisco expuso en su mensaje para la Cuaresma de este año: "El tiempo de Cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación...En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura".

COMPARTIR EN REDES SOCIALES