Jornada de la Infancia Misionera 2018

La Jornada de Infancia Misionera es la gran fiesta misionera de los niños y este año se celebra bajo el lema "Atrévete a ser misionero". En la Diócesis de Córdoba se recaudaron el pasado año 94.599,26 €, una cifra que la sitúa a la cabeza de las diócesis de Andalucía

En nuestra vida cotidiana hay miles de expresiones y de ocasiones en las que los niños son ignorados, devaluados o despreciados; simplemente, porque su pequeñez nos hace verlos poco útiles o innecesarios: a veces, no son considerados meros estorbos.

Salvo para luchar –ahí está la desgraciada realidad de los niños soldado- o para ser explotados, cuesta que un dirigente político, económico o social piense en recurrir a los niños y niñas para solventar algún problema que se le presente a una colectividad o a una nación.

No fue este, gracias a Dios, el pensamiento del obispo francés monseñor Forbin-Janson (1785-1844), cuando –tras un encuentro que tuvo en Londres con la fundadora de otra Obra Pontificia, la de la Propagación de la Fe, Paulina Jaricot- puso en marcha en 1843 la hoy conocida como Obra de la Infancia Misionera, encumbrada a la condición de Pontificia por Pío XI en 1922. Una asociación misionera nacida con el propósito de proporcionar asistencia material y espiritual a los niños de toda la Tierra; una organización mundial que trata de llevar el conocimiento de Jesús y de su mensaje de salvación a las nuevas generaciones de hombres y mujeres que lo desconocen.

LEMA.- Con el lema “ATRÉVETE A SER MISIONERO” se lanza este año la Campaña de la Infancia Misionera

“Atrévete…”. Muchas veces los niños “se pican” unos a otros diciéndose: “¿A qué no te atreves?”. Si la propuesta es tan valiosa como lanzarse a la misión, merece la pena arriesgarse y dar el salto. Los cristianos obtenemos el valor necesario para ello apoyándonos en Aquel en quien sabemos que podemos confiar plenamente: Jesús.

“… a ser misionero”. Esa gran propuesta es también, y en un lugar destacado, para los más pequeños. La Infancia Misionera va a ayudarles a descubrir y a vivir —de una manera sencilla, pero concreta, creativa y eficaz— que ellos son auténticos protagonistas de la misión en su propio ambiente. Y ¿por qué no soñar con ser misioneros algún día, si Dios quiere?

La Jornada de Infancia Misionera es la gran fiesta misionera de los niños

Promueve la ayuda recíproca entre los niños de todo el mundo convirtiéndoles en pequeños misioneros. Esta institución de la Iglesia forma una red de solidaridad universal cuyos principales protagonistas son los niños. La Infancia Misionera es el “milagro” de los niños y forja futuros misioneros:

La Infancia Misionera OFRECE  a los niños un papel protagonista en el servicio misionero: ellos son los agentes, donantes y receptores de la tarea misionera. Su lema fundacional es “Los niños ayudan a los niños”.  Tiene dos dimensiones:

-          Escuela de formación: Educa en la fe y solidaridad misionera, y enseña a los niños de todo el mundo a seguir a Jesús y a ayudar a otros niños.

-          Financiación de proyectos: Encauza las aportaciones de estos niños, a través de un Fondo Universal de Solidaridad, que sostiene proyectos de ayuda a la Infancia en los Territorios de Misión.

LA INFANCIA MISIONERA EN ESPAÑA:

Obras Misionales Pontificias y las delegaciones de misiones de las diócesis españolas trabajan conjuntamente para hacer llegar a los niños esta escuela de formación misionera. Además de celebrar la Jornada, en 2017, miles de niños participaron en las diversas actividades organizadas. En la Jornada de Infancia Misionera, los niños ofrecen sus aportaciones para ayudar a los niños.

Como escuela de solidaridad, La Infancia Misionera enseña a los más pequeños a acoger a los niños que les rodean y a ser sensibles a las injusticias que sufren otros muchos niños en todo el mundo.

Los niños de Infancia Misionera, con sus oraciones y pequeños ahorros, ayudan a los más necesitados en los territorios de misión. Se cumple así el lema de esta Obra Pontificia: “Los niños ayudan a los niños”.

EN NUESTRA DIÓCESIS la generosidad, se hace patente en esta Campaña al igual que en el resto. La aportación en 2017 a la Campaña fue de:

Vicaría de la Ciudad: 63.869,85 €

Vicaría de la Campiña: 11.294,84 €

Vicaría de la Sierra: 11.599,86 €

Vicaría del Valle:7.834,71 €

Que hacen un total de 94.599,26 €, que la colocan en la primera de Andalucía, puesto que viene ocupando en los últimos años. En relación a todo el territorio nacional, Córdoba, viene situándose en el sexto o séptimo lugar.

PREPARACIÓN: En la Diócesis de Córdoba se desarrollan en cada una de las Vicarías,  jornadas/encuentros, que preside D. Antonio Evans, delegado diocesano de misiones, de preparación, animación y dinamización de la Campaña, en los que se abordan aspectos vinculados a la misma y se muestran los materiales de la jornada.

Las actividades de la Infancia Misionera comienzan con Sembradores de estrellas, donde las niñas y niños felicitan la Navidad en nombre de las misioneras y misioneros.

Durante el mes de enero se realiza el MIM (Mes Infantil Misionero) en el que se van preparando para el gran día de la Infancia Misionera.

Y como colofón, el 4º domingo de enero, este año el día 28, se celebra en toda España el día de La Infancia Misionera.

El Papa Francisco nos invita a ser “Discípulos que sepan ver, juzgar y actuar […]. Discípulos misioneros que saben ver, sin miopías heredadas; que examinan la realidad desde los ojos y el corazón de Jesús, y desde ahí  juzgan. Y que arriesgan, que actúan, que se comprometen. […] Pidamos a través de la intercesión de nuestra Madre que nos acompañe en nuestro camino de discípulos, para que, poniendo nuestra vida en Cristo, seamos siempre misioneros que llevemos la luz y la alegría del Evangelio a todas las gentes” (Homilía, 9-9-2017).