Jornada de Consejos parroquiales de Asuntos Económicos


El sábado se celebró en Córdoba la Jornada de Consejos Parroquiales de Asuntos Económicos. La plena autofinanciación se presenta como modelo de gestión de los bienes temporales

La Jornada de Consejos parroquiales de Asuntos Económicos se ha celebrado en las instalaciones de la Escuela Universitaria Sagrado Corazón a comienzos de este año 2019. A la convocatoria acudieron los párrocos y responsables de los equipos de economía de las parroquias de la Diócesis. Las jornadas comenzaron con la intervención del Obispo de Córdoba, quien incidió en la necesidad de dotar a todas las parroquias de los consejos de asuntos económicos y de que los laicos colaboren estrechamente con los párrocos en las tareas económicas y administrativas de las parroquias; así, monseñor Demetrio Fernández resaltó la urgencia de continuar por la senda de una mayor transparencia y eficacia en la gestión de los bienes temporales con el fin último de conseguir una plena autofinanciación.

A continuación, D. José Luis Vidal Soler, Ecónomo Diocesano, presentó una serie de materiales para las parroquias sobre diversas aspectos de índole económica como son el estatuto marco para la constitución del consejos de economía, el modelo de presentación de cuentas parroquiales y una serie de instrucciones relativas a la prevención del blanqueo de capitales. Como conclusión, se resaltó la importancia de llevar una contabilidad de forma profesional y de contar con los laicos en la elaboración del presupuesto y cuentas anuales. La jornada acogió un turno de exposición de casos concretos que surgen en la vida económica de nuestras parroquias.

Esta sesión formativa continuó con el testimonio de dos parroquias de la Diócesis en el camino de la autofinanciación, Ntra. Sra. de la Asunción de La Rambla y Santa María de las Flores de Hornachuelos, cuyos párrocos y responsables compartieron las experiencias y métodos utilizados en la búsqueda de aportaciones voluntarias de los fieles.

El encuentro concluyó con la presentación a cargo de D. Francisco Bello, responsable de la Administración Diocesana, de un elenco de las obligaciones tributarias que deben cumplir las parroquias, fundamentalmente en materia de donativos recibidos y los distintos modelos tributarios de obligada presentación ante la AEAT.