Informe sobre el estado y la actividad del Tribunal Diocesano

El Tribunal diocesano destaca la celeridad, la gratuidad y el incremento del número de abogados y peritos, entre otros

“Durante este año judicial se constata una tendencia al alza en las demandas de declaración de nulidad de matrimonio fruto de la reforma procesal emprendida por el Papa Francisco mediante el Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus y las acciones de carácter jurídico-pastoral llevadas a cabo por Mons. Demetrio Fernández”. Con estas palabras, Antonio Morales, Vicario judicial de la Diócesis, resume la actividad que está teniendo el Tribunal diocesano. Concretamente durante el año 2017, han sido presentadas y admitidas 30 demandas de declaración de nulidad de matrimonio y el Tribunal ha emitido 34 sentencias, entre las que se incluyen algunas de años anteriores, de las cuales 27 han sido a favor de la nulidad y 7 a favor del vínculo. Además, se ha tramitado una causa de matrimonio rato y no consumado y se han cumplimentado 10 exhortos.

En cuanto a la tramitación de las causas, “hemos conseguido cumplir con el plazo establecido en el canon 1473 CIC que, sin merma de la justicia, prescribe que todas las causas se terminen cuanto antes”, explica Morales. Igualmente se han puesto en práctica los criterios establecidos en el reglamento interno con el fin de garantizar la gratuidad del proceso y que ningún fiel se vea privado de la justicia eclesial por carestía económica. En este sentido, de las 30 causas que han entrado este año, se ha concedido una reducción parcial de las tasas judiciales y de los honorarios de los abogados en 5 causas, mientras que en otras 5 la reducción ha sido absoluta con el correspondiente patrocinio gratuito.

Nuevos miembros del Tribunal

En otro orden de cosas, se ha visto incrementado el número de abogados y miembros del Tribunal. En la actualidad, el elenco de abogados y procuradores está constituido por 45 profesionales. Además, se han incorporado nuevos peritos, 9 psicólogos, dos psiquiatras, un médico urólogo, dos ginecólogos y un traductor.