Inauguración del centro parroquial de Picota

El pasado domingo, 10 de junio, Solemnidad del Corpus Christi, la comunidad parroquial de Picota inauguró el centro parroquial “Virgen del Perpetuo Socorro”.

Tras la celebración de la Eucaristía, los fieles trasladaron al Santísimo Sacramento a la Capilla del nuevo centro parroquial, corazón de este complejo de salones que servirá para la catequesis, la formación de niños, jóvenes y adultos, la capacitación de animadores cristianos, etc…

Según han informado los sacerdotes misioneros cordobeses, Juan Ropero y Francisco Granados, ya cuentan en la misión de Picota, gracias a Dios y a la generosidad de la Diócesis de Córdoba, con unos espacios adecuados para poder realizar mejor la tarea evangelizadora en la formación y catequesis de los cristianos de esas tierras. “Allí se encuentran en pleno curso pastoral (catequesis, encuentros de formación, visitas a comunidades, sacramentos, etc…) y ha sido un gran desahogo poder disponer de todos estos espacios para llevar a cabo las actividades de evangelización propias de una parroquia”, afirman.

En el mismo complejo se halla un salón de actos y una biblioteca con el objetivo de “fomentar el estudio y la lectura de los niños y jóvenes que conforman la mayoría de la población, tan necesitados de formación y de un lugar adecuado donde poder estudiar, pues sus casas y el ambiente donde viven no se presta a ello, el nivel de educación es muy precario y necesitan apoyo y motivación” explican los misioneros.

En la solemnidad del Corpus Christi, día del amor fraterno, Francisco Granados y Juan Ropero, palpaban en este proyecto ya culminado la caridad fraterna de la Diócesis de Córdoba con esta tierra de misión en la Prelatura de Moyobamba (Perú) y desean agradecer en nombre de todos los fieles de la parroquia y del Obispo Prelado de Moyobamba, a todos aquellos que han hecho posible este proyecto: al Cabildo Catedral de Córdoba, a los Colegios de la Obra Pía Santísima Trinidad y a la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán de Lucena, quienes se han hecho cargo de la construcción de distintas partes del proyecto. Dan las gracias también a la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba que ha canalizado estas colaboraciones y la ayuda de tantos católicos cordobeses que, a nivel particular, les han ofrecido también su aportación económica y esperan que “esta obra recién inaugurada sirva para mayor gloria de Dios y propagación del Evangelio en el corazón de tantos niños y jóvenes, hombres y mujeres, que se van a beneficiar de estos espacios para formarse y crecer en la fe”.