“Los niños necesitan una mirada de bondad”

Celebrada la III Jornada Familia-Parroquia-Escuela con una jornada de formación a la que ha precedido la eucaristía presidida por el obispo de Córdoba

Las Delegaciones de enseñanza, catequesis y familia y vida han organizado por tercer año consecutivo el encuentro Familia-Parroquia-Escuela. Esta edición, desarrollada en el Santuario de María Auxiliadora, ha  comenzado con la celebración de la eucaristía, presidida por el obispo de Córdoba, seguida de una ponencia de Ángeles Cabido dirigida a la formación para la educación afectivo-sexual de niños y adolescentes.

El obispo de Córdoba ha inaugurado la jornada con la celebración de la eucaristía. En su homilía, monseñor Demetrio Fernández ha aludido a toda la Diócesis, a la que ha tenido presente en esta jornada y ha señalado que la "lección del amor se aprende durante toda la vida"; así, ha recordado que "de nuestra familia hemos recibido la primera enseñanza sobre el amor, "no solo de palabras, sobre todo de hechos" . También aludió a la influencia que cada adolescente recibe de su centro escolar porque "desde aquí se construye la sociedad", en alusión al Colegio de los Salesianos a los que reconoció "una larga solera educativa".

"Los niños necesitan una mirada de bondad que afirme su valor"

Ángeles Cabido ha sido la encargada de presentar una propuesta de educación afectiva-sexual basada en el programa "Amarme bien, amarte bien". A través de su ponencia, esta profesora de secundaria ha desgranado razones y métodos para alcanzar el corazón de niños y adolescentes. Este método reside en a0compañarlos sin desalojarlos de su espacio, sino estando a su lado acompañándolos con "una mirada de bondad que afirme su valor". La docente propuso, además, que esta mirada esté llena de estima para "entender qué tienen en su corazón". Su propuesta educativa "afirma a a la persona en su vocación y su verdad. Nuestra verdad más grande es que tenemos un corazón que está muy bien hecho porque tenemos un corazón hecho con un destino", dijo.