“Iglesia samaritana al servicio del mundo obrero”

Con este lema y en sintonía con el Año de la Misericordia, se han celebrado las décimas jornadas de pastoral organizadas por el Secretariado de Pastoral Obrera.

Durante los días 4 y 5 de febrero, el Palacio Episcopal ha acogido la décima edición de estas jornadas cuyo objetivo es abordar la realidad del trabajo desde la Doctrina Social de la Iglesia.

El encargado de inaugurarlas ha sido Pedro José Gómez, Economista y Profesor del Instituto Superior de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca, quien abordó el tema: “El que no trabaje… ¿Qué no coma?”. Al hilo de esto, comenzó haciendo un retrato del mundo del trabajo en España y apelando al Evangelio como fuente de esperanza en este ámbito.

Haciendo alusión a la encíclica del Papa Francisco “Laudato sí”, el ponente recordó que “tenemos que caminar hacia una economía circular, dejando de lado la cultura en la que vivimos donde hacemos sobrar no sólo las cosas, sino las personas”.

Igualmente, recordó la importancia del trabajo para el ser humano: “El trabajo desde la doctrina social de la Iglesia, es un derecho porque es el modo natural a través del cual podemos obtener los recursos para nuestra supervivencia; pero también es una obligación”. En este sentido, recordó los datos de paro en nuestro país, asegurando que actualmente, según el Instituto Nacional de Estadística, en el último trimestre de 2015 y en un país en el que había 18 millones de personas trabajando, hay parados 4.800.000 personas en paro. “Esto supone que España tenga tres veces más la media de desempleo que hay en Europa”, afirmó. Ante estas cifras, destacó que las desigualdades en nuestro país son más profundas que en el resto de Europa, por lo que pidió que como cristianos, “luchemos por un trabajo digno, denunciando las injusticias laborales y mostrando que nos importa más a quien le va peor”. Y recordó además que “es muy evangélico y satisfactorio crear trabajo para que la gente pueda sacer su vida adelante con su propio esfuerzo”.

Segundo día

La segunda conferencia estuvo a cargo del Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, quien comenzó aludiendo al lema de las jornadas de este año: “Iglesia samaritana al servico del mundo obrero”. Al hilo de esto afirmó que “es como una expresión que el Papa Francisco repite continuamente, como la Iglesia y todos sus miembros tenemos que estar en esta actitud que el propio Jesús nos ha enseñado de no pasar de largo esa globalización de la indiferencia que hoy nos afecta a todos”.

Centrándose en el tema de la conferencia hizo referencia a san Juan Pablo II, que en su Encíclica Laborem Exercens habla del evangelio del trabajo y afirma que “sólo Jesucristo es capaz y puede iluminar el misterio del hombre”.

Asimismo, don Demetrio destacó que “el trabajo es una vocación humana, una llamada de Dios a la persona y por tanto, solamente el hombre es capaz de trabajar y de llevarlo a cabo. Y al trabajar, no sólo transforma el mundo que le rodea sino que se transforma así mismo”. Finalmente, invitó a los presentes a “poner el trabajo de cada día junto a la Cruz de Cristo, en la ofrenda que podamos hacer cada día y que se concreta en la eucaristía”.

Comunicado final X Jornadas de Pastoral Obrera