Un día para dar “gracias de Dios”

Después de todo un año festivo en la Diócesis por el 50 aniversario de Cáritas diocesana, el Obispo ha oficiado en la mañana del sábado una celebración eucarística, para dar "gracias a Dios" por todos estos años.

En torno a 500 voluntarios de Cáritas Diocesana han asistido a la Catedral junto al pastor de la diócesis para celebrar la eucaristía de acción de gracias como broche final a los actos celebrados por el 50 aniversario de su constitución canónica en la diócesis de Córdoba.

En su homilía, el Obispo ha instado a los presentes a continuar con su labor y su trabajo, "poniéndose siempre a la altura de los pobres". Igualmente, ha recordado que "el amor de Cristo es capaz de transformar a una persona por muy mal que esté" y que "es el Espíritu Santo el motor que nos hace movernos con aquellos que más necesitan". "La caridad cristiana no se ejerce por intereses, sino por amor y movidos por el Espíritu Santo", ha aclamado.
Al hilo de esto, el prelado ha pedido que ayudemos a todos, más aún en los tiempos que vivimos "donde hoy no estamos lejos de nadie y podemos ayudar de una manera directa e inmediata".
Ha concluido recordando cómo en la Visita pastoral a la Diócesis ha podido comprobar lo bien que funcionan las Cáritas parroquiales, la cantidad de jóvenes voluntarios que tienen y la ayuda que reciben de las Hermandades y Cofradías. Por ello, ha querido agradecer a todos "el trabajo constante que realizan a través de Cáritas, acompañando, acogiendo y queriendo a los pobres".