Fioré Crochet: Tejiendo el amor a María

Carolina Siciliani es Venezolana, esposa y madre de tres hijos. La familia ha llegado de Panamá a Córdoba, después de emigrar de su país de origen. Estudió en la universidad aunque no realizó los estudios de diseño y moda que deseaba, solo disponibles en universidades privadas. Entre sus manos unas veces está el rosario y otras aguja e hilo para tejer pequeñas imágenes de la Virgen María, la más demandada, la de Nuestra Señora de Guadalupe. Su creatividad data de su primera infancia cuando su abuela la introdujo en la oración y en la belleza del Creador, después en los viajes en autobús y en las esperas dejaría volar su imaginación tejiendo. También canta. Con su marido compone el dúo de música católica contemporánea Carlos&Carito. Juntos preparan su segundo trabajo discográfico

Descubriste tu vocación emprendedora tras una mala experiencia académica. Todo mal esconde muchas ventajas, ¿no? Cuéntanos como ocurrió
¡Definitivamente! Todo ocurre para el bien de los que el Señor ama y mi caso no fue la excepción. Desde que tengo uso de razón el arte me apasiona, de niña diseñaba la ropa de mis muñecas, la verdad me habría encantado estudiar diseño de moda o alguna carrera afín, pero la realidad es que en mi país, Venezuela, no siempre puedes estudiar lo que quieres, sino más bien lo que puedes y esas carreras sólo las daban universidades privadas. Mis padres no podían costear esas carreras así que me presenté a la prueba de dos universidades públicas para estudiar agronomía y polímeros, me aceptaron en ambas y terminé estudiando Polímeros que vendría a ser como la química y el procesamiento del plástico, y si se preguntan ¿por qué química?: siempre fue de mis materias preferidas en el bachillerato, así que no estaba tan fuera de lugar.

Me gradué académicamente como Técnico Superior en Polímeros, viajaba todos los días 4 horas de ida y vuelta desde mi casa hasta la universidad, porque la Universidad y mi casa quedaban en ciudades distintas por lo que terminaba por perder mucho tiempo. Encontré un profesor que era poco profesional, olvidaba corregir la tesis y si no era eso, entonces dejaba la tesis olvidada en su casa. Los tres profesores que me asignaron como jurado de defensa ya habían aprobado mi tesis y solo esperaban que el tutor pusiera fecha de defensa. Uno de esos días de terminar las últimas correcciones con aquel tutor, me di cuenta que no había hecho su trabajo (una vez más) y me harté y le dije en su cara que era un pirata como profesor (mal profesional) y luego de desahogarme me dijo que no me molestara en volver porque ya se me había acabado el tiempo de defensa. Esperé seis meses para volver a presentar la tesis y volvieron a asignarme al mismo tutor y fue entonces cuando me dijo: “mientras esté en este cargo, jamás defenderás tu tesis”. Aun así, volví a presentar una nueva y por tercera vez el resultado fue el mismo. En ese momento solo podía sentir rabia, frustración, como ser humano al fin, nos cuesta ver la mano de Dios en las cosas “malas” que nos ocurren.

Me puse a estudiar maquillaje profesional mientras decidía empezar algo por mi cuenta, pero conseguir ese algo me llevó años. Años en los que vivimos muchas pruebas como familia. Nos tocó prepararnos para migrar de Venezuela y todo lo que conlleva comenzar una nueva vida como familia en otro país. Ya estando estables en Panamá, decido unir mi habilidad para tejer y mi amor por mi Mamita María como un emprendimiento, es así como nació Fioré Crochet. (Instagram: @fiorecrochet)

Desarrollas un arte delicado, ¿dónde y cómo nace esta habilidad?
Recuerdo a mis ocho años haberle pedido a mi abuelita paterna que me enseñara a tejer para hacerle vestidos a mis muñecas y desde ese entonces me enamoré del ganchillo.

¿Cuál fue la primera advocación de la Virgen María que tejiste?
Guadalupe y viendo atrás esa primera versión puedo notar como he mejorado la técnica y los detalles a día de hoy.

Cada pieza implica ser fiel a los colores de las vestiduras y reproducir la expresión de cada imagen, ¿cuánto tiempo tardas en confeccionar cada una?
Bueno, eso depende del tamaño de la pieza que me piden y cuál advocación es. Últimamente me he topado con advocaciones con muchos detalles, pero normalmente me toma dos días.

¿Qué reproducción te solicitan más? ¿suele adquirirse como regalo?
De las vírgenes, Mamita de Guadalupe definitivamente es la advocación que más me han pedido junto con el pesebre que muchas familias con hijos pequeños les parece ideal ya que no se rompe. Sí, me encargan mayormente para regalar o para tener en el hogar en algún lugar especial.

¿Qué representa la Virgen en tu vida cristiana?
El comienzo de mi vida cristiana está marcado por María, porque desde que tengo uso de razón en mi casa se habla de Ella. Mi abuelita materna nos enseñó el amor y la devoción a nuestra Madre santísima con el rezo del rosario y a lo largo de mi vida esta oración ha sido crucial en medio de tantas pruebas que nos ha tocado enfrentar como familia, la más dura, haber visto a nuestro hijo mayor al borde de la muerte y aun así poder experimentar en medio de ese momento en que se te paraliza la vida, la paz y la certeza de que todo estará bien, esa paz que solo viene de Dios y que por mediación de María podemos alcanzar fácilmente.

La música es tu otra faceta artística. Junto a tu marido, Carlos, interpretáis y componéis música católica contemporánea, ¿qué proyectos inmediatos tenéis?
Estamos trabajando nuestra segunda producción musical como Carlos & Carito la cual esperamos estrenar a comienzos del 2021. Ya hemos promocionado dos sencillos de esa nueva producción que pueden escuchar en nuestra página web www.carlosycarito.com. En nuestro caso nos toca empujar el ministerio musical a la par de la dinámica de familia numerosa (3 hijos) y no es nada fácil pero tampoco imposible.

Juntos habéis invitado al rezo del Santo Rosario de manera telemática durante el confinamiento, ¿cómo ha sido la experiencia?
Para nosotros el rezo del Santo Rosario significa escudo, fortaleza, esperanza y paz en medio de la tormenta. Somos testigos como familia que esta oración nos ha favorecido en los momentos más difíciles por ello en medio de esta situación inédita de pandemia en la que tantos lo están pasando mal, nos sentimos llamados a poder acompañar con la oración a otros desde nuestra casa e invitarles a vivir con fe al mejor ejemplo de María.

Ha sido una experiencia hermosa que queremos continuar y no hemos podido estos últimos días por choque de horario con el trabajo y unos equipos que se dañaron, pero estamos viendo cómo resolver. Los testimonios, intenciones y mensajes que recibimos a diario nos impulsaban a continuar día a día. Sin conocernos mucho, desde países lejanos y orando en común por los más afectados, unirnos a distancia con nuestros familiares que tanto extrañamos a través de la oración es algo invaluable.

Instagram @fiorecrochet

WhastApp: 693 95 87 60