Festividad del Beato Álvaro de Córdoba

La parroquia de donde es titular, conmemoró este día con la celebración de una misa y una convivencia.

El pasado domingo, 19 de febrero, la diócesis de Córdoba celebró la festividad del Beato Álvaro de Córdoba. Concretamente, la parroquia del Beato Álvaro celebró a su titular con un triduo los días previos y una misa solemne el día de su fiesta, en la que participaron todos los fieles de la comunidad parroquial.

Seguidamente, mantuvieron una jornada de convivencia.

¿Quién es?

El Beato Álvaro de Córdoba nació seguramente en Zamora en 1360 –aunque no hay total certeza- y murió en Córdoba en 1430. Se hizo religioso dominico, ingresando en el Convento de San Pablo en Córdoba en 1368.  Coincidió su vida con unos tiempos muy difíciles para la Iglesia, el llamado Cisma de Occidente. Es el tiempo en que dos e incluso tres obispos se disputaron la autoridad papal (1378-1417). Por otro lado, la peste negra, que hizo mella también en los conventos, dejándolos casi sin frailes y debido a esto se admitieron en ellos hombres de poca tensión espiritual.

Fray Álvaro de Córdoba dedicó toda su vida y sus esfuerzos a la reforma de la Iglesia. Después de peregrinar a Tierra Santa, es elegido confesor de la reina Catalina y de su hijo Juan II. Dejó rápidamente su huella en la Corte de Castilla, la cual reformó profundamente. Pero fray Alvaro dice adiós a la corte y vuelve a Córdoba para fundar, en mitad de la Sierra Morena, Escalaceli. Junto a este convento, apoyado por el rey don Juan y por el Papa Martín V fundó una docena de conventos observantes.