“Siete sacramentales de esperanza en nuestras vidas”

El sacerdote Antonio Gil recuerda a monseñor José María Gil Tamayo, obispo de Ávila, convaleciente por Coronavirus

Covid-19: Reflexiones de un obispo amigo

ANTONIO GIL, Sacerdote

José María Gil Tamayo, obispo de Ávila, ha mirado de frente el coronavirus. Más de un mes de hospital. Ahora, todavía convaleciente, va incorporándose a reuniones y tareas. Y quizás por eso, porque ha vivido la "noticia fatídica" en su propia carne, sus palabras tienen más fuerza, llegan más adentro, nos ayudan a reflexionar con él y a compartir sus sentimientos. José María, como buen periodista, no ha perdido su conexión con los medios, derramando "declaraciones y mensajes" en diarios y revistas. Sin perder el humor, su lucha contra el virus le ha hecho ganar en paciencia y en tolerancia. He aquí algunas de sus frases, empapadas de espiritu evangélico y de aroma pastoral.

  • "Me ha dado tiempo a pensar mucho y rezar mucho. Esto hace que pase tu propia vida por delante de ti: "Señor, si me has librado de tantas, por algo será". Era la manera de expresar mi abandono en la Providencia.
  • Me sostenía tambien la oración de mucha gente que rezaba por mí. Ha sido una especial comunión de los santos.
  • Sentía vivamente que estaba en las manos de Dios, y en las de unos buenos profesionales, con una entrega y una servicialidad permanentes.
  • La gran lección es que somos poca cosa, deudores  de Dios y de los demás. Esto supone saber y tomar conciencia de que estamos en las manos de Dios. Yo luchaba pero no tenía la última palabra.
  • He percibido con más fuerza "la vuelta a lo esencial": Una mayor espiritualidad, esperanza y caridad. Fe en un Dios providente, que es Padre y que nos cuida. Un intenso sentido de la "filiación divina".
  • Espero que salgamos más fortalecidos en la fe y en la confianza en Dios. El Señor nos dice, en medio de la tempestad: "No tengáis miedo". Está con nosotros.
  • Tenemos que vivir de una manera más plena el gran argumentario cristiano que es la caridad. Nuestra manera de convencer es, como dice el papa Francisco, "siendo servidores".

Las palabras del obispo amigo, vienen a ser como "siete sacramentales" de esperanza, en nuestras vidas.