Este fin de semana, la Jornada de la Infancia Misionera

Se trata de una Jornada que año tras año tiene el objetivo de crear "Una gran red de solidaridad para cambiar el mundo".

Infancia Misionera

Fue el Papa Pío XII quien, en 1950, estableció que se celebrara un día anual para promover, con la oración y la limosna, la hoy llamada Obra de Infancia Misionera(IM). En España, la Jornada de Infancia Misionera se celebra el cuarto domingo de enero, y busca ayudar a las comunidades cristianas, y en especial a los niños, a profundizar en la pedagogía que esta Obra Pontificia desarrolla durante todo el año. Su preparación más inmediata arranca con la campaña de “Sembradores de Estrellas”, en la que los pequeños viven el sentido misionero de la Navidad.

En la Jornada, la celebración de la Eucaristía y las oraciones y ayudas económicas que los niños ofrecen para ayudar a otros niños expresan valores que van interiorizando, como que ellos también son cristianos y misioneros, y que su “granito de arena” es importante para anunciar el Evangelio y construir un mundo mejor para todos.

LEMA DE ESTE AÑO

"Con los niños de Europa... Es la última estación del recorrido que están haciendo los niños de Infancia Misionera por los cinco continentes: Asia (2009), África (2010), Oceanía (2011) y América (2012). Finalmente llegan a Europa. El itinerario ha tenido estas etapas: “buscar a”, “encontrar a”, “seguir a” y “hablar de” Jesús. Han sido experiencias formativas y misioneras. Ahora toca unirse a todos los niños de Europa para “acoger” a los de otros continentes como lo hizo Jesús.

 

.... acogemos a todos como Jesús” Quienes han tenido la gracia de encontrar y seguir a Jesús, han vivido una experiencia irrepetible. Han descubierto en Él un corazón grande, en el que no es posible la acepción de personas. Los niños no tienen fronteras en su corazón y están especialmente abiertos a iniciar relaciones de amistad con otros niños, independientemente del color de piel o de su raza. Urge ayudarles, a la vez, a superar cualquier barrera que pudiera entorpecer la acogida de aquellos que tengan cualquier limitación.