Esclavas del Sagrado Corazón

“La misión ahora es dejar que su amor eche raíces en mí para poder llevarlo a todos”.

 

DSC_3529Leonor es una chica portuguesa de 28 años, que ha iniciado su proceso de formación hace poco más de un año. Junto a otras siete novicias, ha pasado unos días en la casa de las “Esclavas” en Pedro Abad, donde nació Santa Rafaela María, fundadora de este instituto.

Iglesia en Córdoba (IeC): ¿qué pasó en su vida para pensar en consagrarse a Dios?

Leonor Távora: Desde pequeña siento el deseo de acercarme más a Dios y con el tiempo la atracción fue creciendo. Los grupos de jóvenes en que he participado me ayudaron a conocer mejor a Dios y su amor por mí. También algunas situaciones más difíciles -como la muerte de amigos- me hicieron más consciente de la vida y me hicieron más agradecida. Naturalmente surgió la pregunta ‘Señor ¿qué quieres de mi?’.

La voluntad de responder a esa pregunta me hizo más atenta a las personas y a las situaciones de mi alrededor, y también más consciente de las dificultades que tenia para colocar Jesús en el centro de mi vida. He caído en la cuenta de que una de las cosas que en que me sentía ‘más Leonor’ era el trabajo con las “Esclavas”. Durante 4 años he trabajado como voluntaria con las hermanas y se fue aclarando la llamada y el deseo de entregar mi vida.

IeC: ¿Qué es lo que hace en este tiempo de formación?

LT: La misión ahora es conocerme mejor a mí, a las Esclavas, al Instituto y a Dios. Buscar y descubrir a Dios en todas las cosas. Dejar que su amor eche raíces en mí para poder llevarlo a todos.

Los días son muy distintos pero todos los días tenemos oración individual, celebración de la eucaristía y adoración. Dos veces a la semana trabajamos en un barrio cerca de nuestra casa, con personas mayores o enfermas y con niños ayudándoles en los estudios. Cuatro veces a la semana nos reunimos con la Maestra de novicias para compartir nuestras lecturas, oración y misión. También participamos en muchos encuentros de formación, retiros, peregrinaciones… Tenemos la suerte de vivir en una casa de oración que recibe muchas personas, y a veces ayudamos en las tareas más sencillas: portería, comedor, etc. El lunes es nuestro día comunitario y en el que descansamos más: organizamos paseos, caminatas, películas, y siempre terminamos el día juntas en la adoración.

IeC:    ¿Cómo se tomó tu entorno su opción vocacional?

LT: Distintas personas reaccionaron de distintas maneras… los amigos más próximos se han alegrado conmigo y han hecho muchas preguntas. Para mi familia ha sido más difícil porque tenían otros sueños para mí. Con el tiempo y la gracia de Dios se van acercando más. Siempre me dicen que lo que más desean es ver sus hijos felices.

DSC_3516

IeC:¿Qué es lo que más le atrajo de la vida de Santa Rafaela María?

LT: Lo que más me atrae en la vida de Santa Rafaela María es su ‘normalidad’ y la centralidad de su relación con Dios, principalmente en los momentos difíciles.

IeC:¿Qué le diría a un joven que se está planteando una posible vocación?

LT: Le diría que no tenga miedo porque ¡Dios está siempre con nosotros! Y nosotros, imitando a su Hijo Jesús, no nos equivocaremos.

IeC:¿Por qué has venido a Pedro Abad?

LT: He venido a Pedro Abad con mi comunidad para conocer las raíces del Instituto, la casa de las Hermanas Fundadoras y aprender de las hermanas que viven hoy aquí, poder hablar con ellas y peregrinar como hicieron tantas veces las primeras “Esclavas”.

IeC:¿Qué significa para ti esta casa?

LT: En esta casa Santa Rafaela María empezó a soñar una vida más apasionada, más sencilla, más entregada, más de Dios. También aquí vivió su primer ‘apostolado’, cuando se escapaba con su hermana para ayudar los más necesitados... En los comienzos de nuestro camino como Esclavas es una alegría inmensa visitar esta casa, lo que nos ayudará, a ‘ponernos a camino’.  Estoy encantada con esta casa, con Pedro Abad, con Córdoba. Lo que más me ha gustado ha sido poder sentir el espíritu de Santa Rafaela María, su confianza y su entrega, tan presente, tan vivo en las hermanas de esta comunidad.

 DATOS GENERALES

 ESCLAVAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

  • Fundadas por Santa Rafaela Mª y Madre Pilar Porras y Ayllón en 1.877
  • En Pedro Abad desde 1940. Actualmente en esta casa hay 8 religiosas.
  • Las “esclavas” tienen otra casa en Córdoba.

La comunidad de Pedro Abad trabaja pastoralmente con grupos extraescolares ACI, antiguas alumnas, adoradores del Santísimo, catequesis, atención y visita a los enfermos y mayores, profundización del carisma de Santa Rafaela Mª.

La casa de Pedro Abad se ha convertido en lugar de peregrinación y son muy numerosas las personas que se acercan a conocerla, a rezar en el lugar donde nació Santa Rafaela María convertido hoy en capilla. Éste es, también, un trabajo apostólico que realiza la comunidad de las “esclavas” en este pueblo, recibiendo a los peregrinos.

La Eucaristía está siempre expuesta en las iglesias de las casas de las “esclavas”. Sus puertas abiertas a la calle favorecen el que las personas entren a ponerse en contacto con Jesucristo.

DSC_3395