Encuentro del Sr. Obispo con los jóvenes del Camino Neocatecumenal

Ayer, Mons. Demetrio Fernández envió a los peregrinos del Camino Neocatecumenal a la Jornada Mundial de la Juventud.

Más de mil personas del Camino Neocatecumenal se congregaron ayer, en la parroquia de la Sagrada Familia de Córdoba para celebrar un encuentro con el Sr. Obispo.
En la reunión le presentaron a Mons. Demetrio Fernández una composición sinfónica de cuatro cantos a la Virgen María que han sido compuestos por Kiko Argüello, fundador de este itinerario de iniciación cristiana.

También, varios jóvenes dieron su testimonio de fe, por ejemplo, Marta Cerrato de 22 años explicó cómo el Camino Neocatecumenal le había enseñado a amar a la Virgen María como madre. Y Javier y Lourdes, un matrimonio joven con dos hijos, afirmaron que la Iglesia les había enseñado a vivir y a ser una familia cristiana.

Tras la proclamación del Evangelio, Mons. Demetrio Fernández se dirigió a todos los presentes con estas palabras: “¡Qué bonita es la música sobretodo cuando nos introduce en el misterio!”. Estos salmos dedicados a la figura de María “invitan a mirar a la Virgen, a la que es totalmente pura, la madre de Dios y madre nuestra. Nuestra meta y nuestra esperanza”.

El Sr. Obispo afirmó que tenía mucho interés en reunirse con los chicos del Camino para darles una palabra de aliento y alentarles en la fe porque “sois una multitud inmensa de toda raza, pueblo, y nación”. Y es que en el encuentro participaron peregrinos procedentes de unos 16 países distintos como India, Nicaragua, Guatemala, Congo, Zambia, Boston, Costa Rica, Finlandia entre otros, que lo siguieron por traducción simultánea en inglés y francés.

Asimismo animó a los más jóvenes a perseverar y a no hacer caso a la gente que les habla mal del Camino, “no hagáis caso, vosotros no os apartéis, ese es el camino”, afirmó D. Demetrio Fernández. De esta manera les exhortó: “adelante, ánimo, Jesucristo y su Iglesia está con vosotros”.

Por otro lado, anunció que el próximo lunes él participará en el encuentro con Kiko Argúello en la plaza de Cibeles en Madrid.