“En comunión unos con otros, fieles al Magisterio que se nos confía”

Una treintena de sacerdote reciben la “Missio” en un acto conjunto junto al Obispo, este miércoles, en el Palacio Episcopal

Aquellos sacerdotes que el pasado mes de junio recibieron un nuevo destino pastoral, han procedido hoy miércoles, 9 de septiembre, a la renovación de su fe y el juramento de fidelidad al Magisterio de la Iglesia en la “Missio”. Se trata de un acto ante el Obispo en el que el prelado envía a los presbíteros de manera oficial a cumplir con su tarea encomendada, renovando estos su fe y el juramento de fidelidad al Magisterio de la Iglesia.

La cita, que ha tenido lugar en el Palacio Episcopal, ha comenzado con el rezo del Ángelus y unas palabras del Obispo recordándoles a los presentes la importancia de ejercer su ministerio pastoral “con espíritu de servicio a la Iglesia”. El pastor de la Diócesis ha exhortado a los presbíteros a recibir su nuevo servicio encomendado con actitud “de fe y obediencia”. “Este nuevo oficio que el Obispo os ha encomendado al servicio de la Diócesis lo hacemos en comunión unos con otros, para servir al pueblo de Dios”, ha explicado.

El Obispo ha querido agradecer también a los sacerdotes su disponibilidad, asegurándoles a su vez que cuando delibera algún cargo junto al Consejo Episcopal, “buscamos lo mejor que puede ser para cada uno y para la Diócesis”. Haciendo una mención especial al sacerdote Antonio J. Reyes destinado a la misión diocesana de Picota, en Perú, el prelado ha querido mostrar su apoyo y el de todos los compañeros sacerdotes: “Antonio hará doce mil kilómetros para servir a aquellos fieles cristianos, va en nombre de todos nosotros y le apoyamos todos con nuestra comunión eclesial”.

Posteriormente, los más de treinta sacerdotes con nuevos encargos pastorales allí presentes han realizado su juramento ante la presencia también de los Vicarios de la Diócesis.