“El testimonio de estos mártires pasa a la historia como el de los mejores hijos de la Iglesia”

La Santa Iglesia Catedral ha acogido esta noche santa de Vigilia en honor y memoria viva a los mártires de la persecución religiosa

Cientos de fieles se han congregado esta noche en el templo principal de la Diócesis para participar en la Vigilia de oración celebrada en memoria “viva y agradecida” de los Siervos de Dios Juan Elías Medina y 126 Compañeros, mártires, sacerdotes, seminaristas, religiosos y fieles laicos de la diócesis de Córdoba, que mañana sábado, a las once de la mañana, serán Beatificados en la Santa Iglesia Catedral.

La celebración ha comenzado en el Patio de los Naranjos desde donde ha procesionado la urna de los Beatos mártires de la persecución religiosa de Córdoba (los siete Beatos OFM de Fuente Obejuna, los cuatro Beatos OCarm de Montoro, la Beata Victoria Díez, IT, el Beato Bartolomé Blanco y la Beata Teresa de Cejudo, cooperadores SdB) con el rezo del Santo Rosario hasta el altar mayor, donde ha estado expuesto el Santísimo Sacramento.

La Vigilia ha continuado con la lectura de la biografía a cargo de sus familiares de tres de los mártires que mañana serán beatificados: Juan Elías Medina, Rafael Cubero Martín y Andrés Rueda Rojas, recordando así a estos “Testigos de Cristo” en la diócesis de Córdoba como ha manifestado en Obispo en su homilía.

Monseñor Demetrio Fernández ha expresado en su alocución el “amor que se desborda de estos mártires en perdón hacia sus asesinos”. “Realmente es una revolución, la revolución del amor que Cristo ha inventado en la historia de la humanidad, que brota del corazón de Cristo y fluye a lo largo de la historia por las venas de la Iglesia Santa, una Iglesia en la que todos somos pecadores y vamos siendo santificados, algo que se percibe de una manera muy palpable y evidente en los mártires”, ha afirmado.

El pastor de la Diócesis ha recordado la importancia de leer y escuchar sus testimonios, unos testimonios que “nos producen conmoción, pues en ellos está la cruz de Cristo vivida con amo”. “Ese misterio de la cruz de Cristo se ha cumplido en la vida de cada uno de estos mártires y esta es la gran enseñanza de un acontecimiento como este, la cruz de Cristo llevaba y vivida con amor en nuestra vida”, ha indicado a la vez que ha animado a los fieles a contemplar las vidas de estos hombres y mujeres, una vida en la vemos “qué grande es la fuerza de Jesucristo”.

“La cruz de Cristo se ha convertido en la máxima expresión de amor a lo largo de la historia y estos 127 mártires lo han cumplido a la perfección, convirtiendo la cruz en cauce y expresión del amor más grande”, ha asegurado.

Para concluir, ha expresado que “el testimonio de estos mártires pasa a la historia como el de los mejores hijos de la Iglesia”.

Tras esta Vigilia, la Santa Iglesia Catedral ya está preparada para acoger mañana la Beatificación de los 127 mártires que será presidida por el Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES