El Sr. Obispo visita la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba

Mons. Demetrio Fernández se interesó por el número de misioneros cordobeses en el mundo, así como por el desarrollo en nuestra Diócesis de las campañas de Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas.

misionesEl pasado 14 de mayo, la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba recibió la visita del Mons. Demetrio Fernández González. Antonio Evans, Delegado Diocesano de Misiones y Luis Cachaldora, responsable de jóvenes en la Delegación, acompañaron al Sr. Obispo en su recorrido por las instalaciones y presentaron la estructura orgánica y organizativa de este brazo funcional directamente vinculado con la Misión “Ad Gentes”, destacando la labor de:
-El equipo de zonas geográficas, encargado del enlace con todas y cada una de las parroquias de la Diócesis, teniendo un responsable por cada vicaría.
- El equipo de Centros Misionales, con un centro en la sede de la Delegación en Córdoba y otros tres centros repartidos por la Diócesis.
- La secretaría, que centra –entre otras- las labores de las campañas y contacta directamente con los misioneros para conocer de primera mano sus necesidades, dar cauce a sus peticiones e informar sobre las novedades que acontecen a nuestra Diócesis.
- La administración, encargada de gestionar los fondos de la Delegación y tramitar las recaudaciones de las distintas campañas.
- El equipo de jóvenes, con diferentes grupos de animación misionera en la Diócesis.
- Misión América, ONG de Ayuda al Desarrollo vinculada a Obras Misionales Pontificias cuya sede andaluza se encuentra situada en la Delegación de Misiones de Córdoba.
Terminada la presentación del trabajo se celebró la Santa Misa en la que el D. Demetrio Fernández agradeció la labor que viene desarrollando la Delegación de Misiones, y animó para que sigamos planteándonos cada vez cotas más altas en la animación misionera de la Diócesis para que así podamos realizar el mandato del Señor que nos envía con el horizonte de los más lejanos y de los más pobres, y con la encomienda de construir la Comunión universal y total, el Banquete de la Vida.