El Sr. Obispo preside la Misa Pontifical en el día de la Solemnidad de la Natividad del Señor

La celebración eucarística estuvo acompañada por el Orfeón de CajaSur.

natividad09En la solemnidad de la Natividad del Señor más de doscientas personas asistieron a la Misa Pontifical presidida por D. Juan José Asenjo y concelebrada por el Cabildo Catedralicio que tuvo lugar el pasado día 25 en la Santa Iglesia Catedral.
Durante la homilía el Sr. Obispo pidió a los cristianos anunciar la buena nueva del nacimiento del Mesías, recalcando que éste es el verdadero significado de la Navidad. La única actitud posible ante el misterio -recalcó- “es la adoración rendida ante el Dios que se despoja de su rango y se hace niño, y la gratitud inmensa ante el amor inaudito de Dios, sin límites ni tasas”. El Nacimiento de Jesucristo “nos hace experimentar en estos días el gozo y la realidad de una libertad renovada, y nos invita a vivir como hombres nuevos, llamados a vivir una vida nueva, a buscar, pensar y `practicar las cosas de arriba y nos la de la tierra”.
También, manifestó “sólo es posible vivir la Navidad con autenticidad y verdad cuando recorremos el camino que Cristo siguió: la humanidad, la obediencia, la generosidad y el servicio, virtudes propias de estos días en los que revivimos en la liturgia la primera venida de Aquel que se anonadó, obedeció y voluntariamente se humilló, de Aquel que no vino a ser servido sino a servir y que vino a salvarnos”. Además, consideró que la fiesta de la Natividad del Señor es una oportunidad para expandir la fe por el mundo ya que “la Navidad es también una llamada al compromiso evangelizador y misionero, una llamada a transmitir a nuestros hijos, a nuestros nietos, a nuestros amigos, vecinos y compañeros de trabajo, la buena noticia del amor de Dios por la humanidad, ese amor incondicional, gratuito y misericordioso que se nos ha manifestado en Jesucristo”.
Por último, los asistentes adoraron al Niño Jesús besando su imagen al finalizar la celebración de la Eucaristía.