El Sr. Obispo preside la Misa en el cementerio bajo la intercesión de la Virgen del Carmen

La estampa era inusual. Por primera vez, la imagen de la Virgen del Carmen Coronada entraba en el Cementerio de San Rafael, para presidir el Altar donde el Sr. Obispo ofició la Eucaristía en el día de los Santos.

La Venerada Imagen del Carmen salía desde San Cayetano a las 10´00 horas para llegar a las puertas del Cementerio de San Rafael a las 11´45. Varios rosarios y cantos se sucedieron por un caminar lleno de plegaria y fervor. La expectación entre los fieles que entraban y salían del Cementerio se palpaba en sus miradas y comentaban impresionados: “¡La Virgen del Carmen está entrando en el Cementerio!”. Por entre los cipreses elegantes se asomaban los fieles para ver cómo pasaba entre los mausoleos y sepulturas de sus difuntos.

Acto seguido, la imagen se entronizó en la carpa preparada para la Eucaristía, que estaba repleta de fieles. Así, comenzó la Misa presidida por el Sr. Obispo, quien en su homilía hizo una llamada a la santidad para todos, recordando el buen hacer cristiano de tantos hermanos que nos han precedido en el camino de la fe. También recordó el papel de la Virgen del Carmen como Abogada de los difuntos, en ese ayudarnos al paso del purgatorio a la vida eterna, porque en el cielo no se puede entrar con ninguna mota de pecado, dijo D. Demetrio, hay que entrar limpios de corazón.

Finalmente, el prelado agradeció el esfuerzo por acercar a la Virgen del Carmen hasta el Cementerio, “hace mucho bien a los fieles” expresó a los frailes y al hermano mayor.