El Sr. Obispo preside la Misa de romeros

La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Córdoba celebró ayer la Misa de romeros, presidida por Mons. Demetrio Fernández, antes de partir a la aldea de Almonte, en la Santa Iglesia Catedral.

La Hermandad del Rocío de Córdoba es la primera de las filiales que comienza su peregrinación para encontrarse con la Virgen del Rocío en la aldea de Almonte. Desde la Santa Iglesia Catedral, inició ayer su recorrido con la Santa Misa presidida por el Sr. Obispo, quien en la homilía invitó a los peregrinos a que "sea un camino de conversión". Asimismo, pidió que se acercaran a los sacramentos, de manera que "no quede sólo en algo exterior, sino que sea una realidad vivida interiormente y vivida con devoción profunda". "Caminad con este sentido espiritual de la vida cristiana, con el deseo de parecerse cada día más a Ella, con los mandamientos de Dios y el Evangelio de Jesucristo", afirmó.
D. Demetrio Fernández concluyó la homilía instando a los rocieros a que le pidan con atrevimiento como cualquier hijo a su Madre, lo que necesiten a la Virgen María.
Tras la Eucaristía, el simpecado salió a la Puerta del Perdón, acompañado por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández; el Capellán para el "Camino del Rocío", Tomás Pajuelo; junto a todos los miembros de la Hermandad, iniciando así su recorrido por las calles de la ciudad para despedirse de ella y comenzar un camino de peregrinación de ocho días.